Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Siete hospitales públicos de Cataluña impulsan el parto natural no medicalizado

El hospital Clínic habilitará cinco salas especiales para alumbramientos naturales

Cada vez son más las gestantes partidarias de un parto natural sin medicalización, una posibilidad que hasta hace pocos años no se contemplaba en la mayoría de maternidades de titularidad pública. Esta nueva propuesta la ofertan ahora dos centros de la red pública catalana: el hospital Clínic de Barcelona y el de Santa Caterina de Girona, que cuentan con instalaciones específicas para este tipo de alumbramientos, más amplias y diáfanas que las salas de parto tradicionales. También ofertarán partos naturales otros cinco hospitales de la red pública catalana. Hasta ahora, se cuentan con los dedos de la mano las iniciativas destinadas a introducir el parto no medicalizado en los propios centros sanitarios, algo de lo que el hospital Huércal-Overa de Almería es pionero. Poco a poco, sin embargo, la idea se va extendiendo.

El objetivo es vivir el parto con la máxima libertad, pero también con seguridad perinatal

Dar a luz de manera natural y espontánea significa respetar el proceso fisiológico del parto y tiempo de dilatación de la gestante. En la práctica, esto se traduce en no inducir el parto mediante oxitocina, una hormona que estimula las contracciones. También supone ser respetuoso con la futura madre y no practicar incisiones para ampliar la apertura vaginal (episiotomía). En los partos naturales, el personal hospitalario apoya a la gestante cuando ella lo requiere.

Estos partos más humanizados requieren de equipamientos específicos. En vez de las tradicionales salas de dilatación, las de parto y los quirófanos, necesitan una única sala, amplia y diáfana, en la cual la gestante pueda permanecer cómoda durante horas. En estas salas también puede haber una bañera, donde la gestante puede permanecer sumergida en agua caliente, porque así se reducen los dolores de las contracciones.

La demanda de partos no medicalizados crece año tras año, aunque no hay datos oficiales. En Cataluña existen 42 maternidades y dos de ellas han empezado a adaptar sus instalaciones, según el Departamento de Salud. En la maternidad del hospital Clínic, centro de referencia en el parto natural, se realizan unos 4.000 partos al año, una media de 11 al día. De ellos, el 22% son cesáreas, y el 10% sin ningún tipo de analgésico. Esta maternidad está realizando una serie de obras para generalizar un modelo: el parto natural hospitalario, consensuado con pacientes y profesionales. "A partir de ahora todos los partos serán naturales, en el sentido de que la paciente podrá decidir muchos de los aspectos que rodean a su parto y que la medicalización será mínima para garantizar un resultado perinatal", indica Eduard Gratacós, jefe de servicio de Medicina Maternofetal. Sólo cuando lo solicite, se le administrará la epidural.

El programa del parto natural hospitalario simplifica la instrumentalización médica en los partos de bajo riesgo. El objetivo es vivir el momento con la máxima libertad pero también con seguridad perinatal. El Clínic pasará a contar con cinco salas de parto natural -ahora sólo tiene una y dos salas quedarán para partos de alto riesgo-, además unificará la sala de dilatación y la de partos para que la madre no tenga que moverse e incorporará un nuevo tipo de cama.

"El problema es que en los países del sur de Europa el parto está excesivamente medicalizado y no ha ocurrido lo que en otros, como los nórdicos, donde han simplificado y humanizado la práctica clínica en el proceso del parto. No es sólo una responsabilidad de los profesionales sanitarios, sino también de la conciencia social y de los conceptos generales sobre maternidad, parto, dolor y también presión médico-legal", dice Gratacós. El médico subraya la importancia de que la instrumentalización quirúrgica no se produzca hasta la fase expulsiva.

Este modelo, que también secunda el hospital Santa Caterina de Girona, se quiere exportar a cinco hospitales más, explica Dolors Costa, del Departamento de Salud. Los centros que en los próximos dos años ofertarán a las gestantes que así lo soliciten partos no medicalizados son el hospital de Puigcerdà, el General de Vic, el de Mataró, el Parc Taulí de Sabadell y el de Sant Pau de Barcelona.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 17 de abril de 2007