Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Una complicidad que suma 160 años

García Márquez regresa a La Habana con la intención de festejar su cumpleaños con Castro

Son 160 años. Los 80 que acaba de cumplir el escritor colombiano Gabriel García Márquez, más la misma cantidad, que ostenta Fidel Castro desde agosto. Los dos celebran estos días en La Habana el aniversario redondo de una amistad hace tiempo rebosada de complicidades políticas y literarias. "Tenía que haber llegado antes, pero una legión de periodistas me lo impidió", bromeaba Gabo el jueves, poco después de aterrizar en Cuba.

En diciembre, García Márquez participó en los festejos que se realizaron en la isla por el 80 cumpleaños del comandante. Debido a la enfermedad de Castro, en aquella ocasión no pudo verlo, pero habló con él por teléfono y quedó en visitarlo por estas fechas. El viernes, sorprendiendo a los medios de comunicación, el premio Nobel se apareció vestido de blanco en la institución cultural Casa de las Américas, donde se rendía homenaje al cantautor Pablo Milanés.

"No doy nada que sirva de titular", dijo García Márquez a la prensa, después de colgar en el pecho del trovador la medalla Haydee Santamaría, una importante distinción de la cultura cubana que concede el Consejo de Estado. "Es la primera vez que impongo una condecoración a alguien menor que yo", afirmó el escritor, amigo de Pablo Milanés desde hace años.

Encuentro

García Márquez aseguró que, si bien estará pocos días en Cuba, espera encontrarse con Fidel Castro: "Es lo que más deseo, no lo veo hace tiempo por su enfermedad, aunque estoy seguro ya sale de eso".

Los medios de prensa cubanos se han sumado estos días a las conmemoraciones por el 80 cumpleaños de García Márquez con numerosos artículos en los que se evoca su larga relación de amistad con Fidel Castro. El escritor viajo a Cuba por primera vez como periodista en enero del año 1959, en los albores de la revolución, y fue corresponsal de la agencia cubana Prensa Latina en Bogotá, ese año, y más tarde en Nueva York, en 1960.

En su último viaje a la isla, Gabriel García Márquez participó en las celebraciones del 20 aniversario de la emblemática Escuela Internacional de Cine y Televisión, con sede en la localidad habanera de San Antonio de los Baños, creada por la Fundación del Nuevo Cine Latinoamericano, que él mismo preside y a la que está vinculado más allá de lo simbólico.

La fundación ha dedicado un ciclo de cine en homenaje al novelista. Entre los títulos programados estuvieron Cartas del parque (Cuba) y Fábula de la bella palomera (Brasil/España), la primera montada a partir de un breve pasaje de El amor en los tiempos del cólera, y la segunda ideada a partir del personaje de Florentino Ariza de la misma novela. También se proyectó El verano feliz de la señora Forbes (México/España). La mayoría de los filmes presentados pertenecen a la serie Amores difíciles, basada en argumentos de García Márquez y realizados por Televisión Española, SA, e International Network Group, con el auspicio de la Fundación del Nuevo Cine Latinoamericano.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 11 de marzo de 2007