Reportaje:

A Caixanova le va el Oporto

Con la compra de Barros y Kopke, la caja domina el 11% del mercado

El Eje Atlántico sigue dando que hablar. Caixanova ya presume de ser el cuarto productor de vino de Oporto y de dominar el 11% del mercado. La caja gallega ha reforzado su posición en la dulce industria del vino de Oporto con la compra, por 50 millones de euros, del grupo bodeguero Barros, Almeida & Cía, uno de los principales consorcios lusos del Porto, que incluye la marca Kopke y Cía.

Con la operación, realizada por Sogevinus, sociedad participada al 100% por la caja gallega, ésta prevé casi duplicar su facturación vinícola actual y pasar a vender 11 millones de botellas anuales por valor de entre 33 y 34 millones de euros.

El director general de Caixanova, Julio Fernández Gayoso, afirmó orgulloso al presentar la compra de Barros que los stocks de vino de Oporto en manos de la caja llegan ahora a los 23 millones de litros, a los que hay que sumar dos millones más del stock del vino de mesa con Denominación de Origen Certificada (DOC) Douro. "Ahora seremos líderes en las categorías de calidad del vino de Oporto, sobre todo en los mercados danés, holandés y francés", explicó.

La entidad gallega prevé casi duplicar su facturación vinícola y pasar a vender 11 millones de botellas anuales, por unos 33 millones de euros

Confeso amante del chocolate, los boleros y los vinos, el máximo responsable de la caja ha calculado que la inversión de Caixanova en el sector vitivinícola representa ya alrededor del 4% del total de las participaciones industriales de la entidad, con "cerca de 2.000 millones de euros" invertidos en bodegas gallegas, castellanas y portuguesas. En el proyecto Vinum Terrae, que integra las bodegas Terra de Cruces (Rías Baixas), y Bodegas y Viñedos Tierra Interior (Ribera del Duero), Caixanova posee el 30% del capital social; el empresario y alcalde de Ourense, Manuel Cabezas Enríquez, tiene un 60%.

El grupo Barros, que se fundó en 1913, embotella varias marcas de renombre: Porto Barros, Kopke, Feist, Hutcheson. Sus activos incluyen dos grandes quintas de 218 hectáreas situadas a orillas del Douro, São Luiz y Doña Matilde, de las cuales 100 son de viñedos cultivados. São Luiz está cerca de Pinhão (margen izquierda del río), una zona en que el granizo de los últimos días ha causado graves daños.

Pero nada parece detener a Caixanova. Tras la operación, Sogevinus tiene ya 428 hectáreas en la región calificadas como de categoría A (la mejor), y controla tres importantes bodegas de Oporto: Cálem (líder en Dinamarca y próspero negocio de turismo enológico y rural en el Douro), J.W. Burmester y Barros (principal proveedor de Holanda). El nuevo catálogo de productos de Sogevinus no olvida los potentes vinos de mesa de Douro, en los que destacan las etiquetas Curva, Trium, Burmester y Casa Burmester, Tavedo, Vilar da Galeira y Barros Grande Escolha.

La adquisición de la histórica firma lusa Sogevinus (que empezó en 1998 y concluyó en 2003) y la rehabilitación de sus venerables Bodegas Cálem, en Vila Nova de Gaia (fundadas en 1859, tienen 16.000 metros cuadrados, capacidad para almacenar de seis millones de litros y reciben 120.000 visitantes al año), son quizá las actuaciones más conocidas de Caixanova en el país vecino, pero la vocación de expansión de la caja de ahorros gallega "va mucho más allá".

Fernández Gayoso afirma que las nuevas adquisiciones son una estrategia para potenciar la presencia internacional en el sector. "No se puede vender vino en solitario. Si queremos tener presencia fuera de España, se necesitan grupos fuertes", argumenta.

A la espera del deseado y aparentemente aún lejano Ave Oporto-Vigo, la próxima parada de la caja más vinatera puede estar en La Rioja. Según Gayoso, la carrera por la adquisición de bodegas acaba de empezar, y conviene "estar atentos a las pantallas".

EL PAÍS de la mañana

Despiértate con el análisis del día por Berna González Harbour
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS