Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los españoles podrán comprar por Internet fármacos que no exijan receta

La nueva Ley del Medicamento impone a los laboratorios una tasa del 2% de las ventas

Las farmacias podrán vender por Internet medicamentos que no necesiten receta, según la Ley del Medicamento, que el Congreso aprobó ayer. El grueso de la norma fue apoyado por todos los grupos menos el PP, aunque hubo divergencias entre el PSOE y otros grupos en el papel de las comunidades autónomas para fijar los precios de los fármacos o sobre si el personal de enfermería podría participar en la prescripción de medicamentos, entre otros. La norma impone a los laboratorios una tasa anual de hasta el 2% del importe de sus ventas para la Administración.

La sesión de ayer del Congreso sirvió, en palabras de la portavoz socialista, Isabel Pozuelo, para eliminar el "destrozo" que había supuesto el paso de la ley por el Senado. La Cámara Alta había llegado a suprimir hasta 30 artículos y disposiciones del proyecto tras un proceso de negociaciones entre el PP, que en el Senado es el primer grupo, y los nacionalistas. "Al final, ni ellos mismos sabían lo que habían acordado", afirmaba una diputada del PSOE ayer en el Congreso. ESte "destrozo" también fue mencionado por los portavoces de BNG, IV y CC, quienes indicaron que su intención ayer era volver a la redacción de la ley que salió del Congreso (salvo en las enmiendas con las que estaban de acuerdo).

Tras la votación, la norma queda como sigue en sus aspectos fundamentales:

- Pacientes. Los medicamentos deberán tener información más clara en los prospectos, que siempre indicarán las posibles interacciones con la conducción. También deberán estar disponibles en braille. En cambio, las cajas no tendrán el precio impreso. Según la ministra de Sanidad, Elena Salgado, y algunos grupos que lo apoyaron, como ERC, con ello se ahorra el proceso de reetiquetado cuando hay un cambio de precio. "No es ético tener que destruir medicamentos o envases cuando el precio cambia", dijo la portavoz de Esquerra, Rosa Bonás. Salgado señaló que el 92% de los medicamentos los pagan las Administraciones, y que hay otros medios, como la lectura mediante código de barras y la expedición de un recibo, para que el enfermo sepa cuánto cuesta lo que toma. También se potenciará la implantación de la receta electrónica. Con este sistema, el médico podrá enviar al farmacéutico la receta por Internet, con lo que el paciente crónico no tendrá que ir al ambulatorio periódicamente sólo para cumplir el trámite de recogerla.

- Farmacéutico. Sólo podrá sustituir lo que dice la receta en casos excepcionales. También podrá dar fármacos sin receta si luego lo justifica (ante una emergencia, por ejemplo).

- Médicos. Sanidad creará una agencia para darles información sobre nuevos fármacos. Serán los únicos que podrán recetar. Se ha descartado que lo hagan enfermeros y podólogos, como se llegó a aprobar en el Senado.

- Precios. Se recupera el sistema de precios de referencia (máximos subvencionados por la sanidad pública) para todos los medicamentos cuya patente haya expirado y que cuenten con un genérico en el mercado. Será el de los tres productos equivalentes más baratos. Si el paciente insiste en comprar uno más caro, deberá pagarlo en su totalidad (ahora sólo abona la diferencia entre su precio y el de referencia). Los laboratorios tendrán tres años para bajar su precio hasta el de referencia si quieren que su producto siga en la lista de los financiados. El Ministerio de Sanidad se reserva la fijación de los precios de los productos nuevos, aunque las comunidades podrán participar aportando expertos a la evaluación y en el órgano rector de la Agencia Española del Medicamento.

- Laboratorios. La norma les impone una tasa de hasta el 2% de sus ventas a la Administración en función de su facturación y de su calificación como empresa innovadora. Este dinero (unos 140 millones de euros) se dedicará a investigación y a promocionar el uso seguro de los fármacos. Los fabricantes tendrán que garantizar el suministro en España.

- Distribución. Este sector es el encargado de llevar los

medicamentos hasta las farmacias. Tendrá la obligación de asegurar que todas están surtidas de los productos necesarios. Además, junto con el resto de la cadena (fabricantes y oficinas de farmacias) deberán poder facilitar en cada momento el destino de todos los productos desde su fábricación hasta el paciente (lo que se denomina trazabilidad). Así, el sistema podrá actuar en caso de que se detecte una complicación en un producto o en un lote.

- Genéricos. Se potenciará su uso (representan algo más del 7% de un mercado de más de 10 millones de euros anuales) fomentando que en las recetas el médico no ponga un nombre comercial (por ejemplo, aspirina), sino su principio activo (ácido acetilsalicílico).

Ante una receta así, el farmacéutico estará obligado a vender el más barato de los equivalentes (entre ellos, los genéricos). Además se acelerá su plazo de aprobación para que lleguen antes al mercado, y se permitirá que los fabricantes inicien la producción antes de que expire la patente, para que estén listos en cuanto ésta caduque.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 30 de junio de 2006