Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Ley del Libro consolida el precio fijo de los libros y los descuentos en los de texto

Editores y libreros evalúan positivamente el anteproyecto pero se disponen a negociar

La ministra de Cultura, Carmen Calvo, presentó ayer al Consejo de Ministros el anteproyecto de Ley de la Lectura, del Libro y de las Bibliotecas. El anteproyecto consolida el precio fijo de los libros y los descuentos en los de texto con el objetivo futuro de su gratuidad. Calvo matizó que esos descuentos "se compensarán" con las excepciones adoptadas para ayudar al sector editorial y las librerías. La ley, que pretende dar el impulso final a la modernización de la red de bibliotecas públicas, prevé una inversión en ocho años de 430 millones de euros.

El Consejo de Ministros estudió en su reunión de ayer un anteproyecto que, según la vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, incluirá una potenciación de las campañas de difusión de la lectura, más dinero para las bibliotecas públicas y más presencia en ferias internacionales. La ley se divide en seis capítulos: el primero, relativo a las disposiciones generales; el segundo, a la promoción de la lectura; el tercero, a la promoción del libro y de los agentes del libro; el cuarto, al régimen jurídico del libro; el quinto está consagrado a las bibliotecas, y el sexto, al régimen sancionador.

Carmen Calvo señaló ayer tras el Consejo de Ministros que aunque España es ya una potencia editora (la tercera del mundo) debe convertirse en una "potencia lectora" y para ello requiere "un marco legal más adecuado". El texto presentado ayer pretende derogar y sustituir la legislación vigente en materia de libro, que data de 1975, y que estaba, según Calvo, "dispersa" en muchas áreas.

Uno de los puntos clave será la modernización de la red de bibliotecas públicas. Además, los planes de fomento de la lectura tendrán especial consideración con la población infantil y juvenil y con los sectores más desfavorecidos socialmente.

"Excepcionalidad"

El anteproyecto contempla el precio fijo. Pero incluye como excepción el descuento en la venta de libros de texto, al igual que el decreto del año 2000 promulgado por el PP. Según la ministra, el precio fijo responde a una política decidida de "excepcionalidad cultural". Calvo añadió que se trata de una ley "trabajada" con todos los sectores. El precio de venta al público podrá oscilar entre el 95% y el 100% del precio fijo. En el caso de importación, el precio será el fijado por el primer importador y deberá ser respetado por los posteriores, salvo en los supuestos previstos en otro de los artículos.

"La valoración general de la ley es positiva", señaló ayer Emiliano Martínez, presidente de la Federación de Gremios de Libreros de España. "Es una ley que entra en el tema a fondo, y eso nos parece una muy buena iniciativa. Ahora tenemos que ver en detalle el articulado y analizarlo. Con la parte que nos mantenemos más críticos es con el mantenimiento del descuento en los libros de texto, que nos parece un serio perjuicio para los libreros. No tiene sentido hablar de precio fijo en términos variables". Según Martínez, la intención ahora es negociar este punto con el ministerio antes de que la ley se apruebe definitivamente.

La ministra explicó ayer que se establece en este anteproyecto "un régimen sancionador mucho más riguroso" que el que existía y que "reforzará mucho la competencia, no siempre leal, que se establece en los comercios en los que se ofrecen libros dentro del mercado". Las multas irán de 1.000 a 100.000 euros.

El presidente de la Confederación Española de Gremios y Asociaciones de Libreros, Fernando Valverde, consideró positivo el Anteproyecto de Ley del Libro estudiado por el Gobierno, como sustitución de una "ley desfasada", aunque declaró, informa Efe, que si se mantienen los descuentos especiales en libros de texto, "darán batalla". "No se puede consentir una excepción tan brutal" como la que se aplica a los libros de texto, ya que supone un "abandono y desprotección total" de las librerías en favor de las grandes superficies.

El Ministerio de Cultura creará, además, el Observatorio de la Lectura y del Libro, que tendrá como objetivo el análisis permanente de la situación del libro, la lectura y las bibliotecas. Al Observatorio le corresponderá también promover la colaboración institucional, en especial con órganos de similares funciones que existan en las administraciones autonómicas; el asesoramiento, la elaboración de informes, estudios y propuestas de actuación en materia de la lectura, del libro y de las bibliotecas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 13 de mayo de 2006