Reportaje:ESTILO DE VIDA

Infartos en la mujer

En España, las enfermedades cardiovasculares son la primera causa de muerte a partir de los 30 años. La sorpresa llega al comprobar que, frente a la asociación de esta dolencia con el género masculino, los datos corroboran que también es la primera causa de mortalidad entre las mujeres españolas.

Cada año, unas 70.000 personas sufren en España un infarto de miocardio, y un tercio de esta cifra son mujeres. El índice de supervivencia tras un año es del 46% en los hombres y no superior al 30% en las mujeres.

Datos de la Consejería de Salud de la Generalitat afirman que de las personas que entraron de urgencia en instalaciones hospitalarias por enfermedad cardiovascular, el 60% fueron mujeres, y que éstas llegaban más graves y más tarde que los hombres, por lo que el índice de supervivencia descendía. Los mismos datos apuntaban que la falta de prevención, el desconocimiento total de los síntomas y el pronóstico erróneo eran las principales causas de esta situación.

Algunas de las mejores cardiólogas de nuestro país, reunidas en la organización Cardiofórum, han llegado a la conclusión de que el diagnóstico y tratamiento de este tipo de enfermedades plantea más dificultades en las mujeres porque tienen una menor percepción del riesgo, desconocen que los síntomas de infarto pueden variar respecto a los del hombre y, además, existe un peor conocimiento científico de la enfermedad en su variante femenina, ya que hasta hace muy poco los estudios con fármacos de revascularización se hacían mayoritariamente en varones, lo que conlleva que, por ejemplo, determinados fármacos pueden tener reacciones o complicaciones al ser aplicados en las mujeres.

David Romero Alvida, cardiólogo del hospital Universitario Miguel Servet de Zaragoza y profesor de la Universidad de Zaragoza, apunta que es importantísimo abandonar la vieja idea de que la enfermedad cardiovascular sea cosa de hombres: "Se ha demostrado que, salvando los años en los que hormonalmente la mujer se encuentra en edad fértil, la incidencia y peligrosidad de los factores de riesgo son tan importantes en las mujeres como en los hombres. Las mujeres deben aprender a cuidarse y evitar factores de riesgo como hiperinsulinemia (o resistencia a la insulina), hipertensión e hipertriglicerinemia".

Otro factor de riesgo importante a tener en cuenta, según Romero, es la mala combinación entre anticonceptivos y tabaco. Al contrario de lo que muchas mujeres creen, la terapia anticonceptiva no implica riesgo cardiovascular siempre y cuando no se utilice en combinación con el uso y abuso del tabaco. En definitiva, la recomendación de los especialistas es controlar a menudo los niveles de presión arterial, la glucosa, y el colesterol LDL o colesterol malo.

Concha Moro, profesora titular de Cardiología en la Universidad de Alcalá (Madrid), hace especial hincapié en controlar la arteriosclerosis en la mujer a la que considera la base del infarto de miocardio.

Moro insiste en recalcar que en las mujeres "los infartos cursan con síntomas más sibilinos, por lo que pensamos que hay gran cantidad de enfermedad coronaria femenina sin diagnosticar. Además, una vez descubierta obedecen peor al tratamiento, tienen mayor mortalidad, mayor evolución a la insuficiencia cardiaca y las arritmias e incluso mayores posibilidades de repetición del infarto".

Vida sana, eliminación del tabaco, ejercicio físico moderado, control de la diabetes, de los lípidos en sangre, alejarse del sobrepeso, una dieta equilibrada variada y saludable y control del estrés serían algunas de las recomendaciones de esta especialista a la hora de mantener un corazón sano.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS