Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Carlos Pazos obtiene el Premio Nacional de Artes Plásticas

Ramón Masats consigue el de Fotografía por "la vigencia de su lenguaje documental"

El arte irónico y provocador de Carlos Pazos (Barcelona, 1949) ha conseguido el Premio Nacional de Artes Plásticas 2004, dotado con 30.050 euros, "por la originalidad y personalidad" de una obra que aúna humor y ternura y que el artista define como "souvenirs del recuerdo". El Premio Nacional de Fotografía 2004, dotado con 15.025 euros, distinguió la trayectoria de Ramón Masats (Caldes de Montbui, Barcelona, 1931) "por la vigencia de su lenguaje documental y por una forma de ver e interpretar el mundo que ha resistido el paso del tiempo", según el jurado.

La coincidencia ha querido que le otorgaran el premio a Carlos Pazos justo cuando acababa de inaugurar una exposición individual en la galería Carles Taché, de Barcelona (hasta el 11 de diciembre), en la que presenta sus últimos trabajos. En este marco, Pazos mostraba ayer su satisfacción por este reconocimiento que no cambiará su manera de actuar pero, indicó, le demuestra que en su camino, casi siempre solitario, ha tenido algunos compañeros de viaje.

El jurado del premio estaba presidido por el director general de Bellas Artes, Julián Martínez, e integrado por Álvaro Martínez Novillo, Sigfrido Martín, Victoria Combalía, Ana Martínez Aguilar, Montserrat Aguer y Alfredo Alcaín. En el fallo se destaca que el premio "le ha sido concedido por la originalidad y personalidad de su obra, emparentada con la estética kitsch y con la poética del objeto. Además, se ha tenido en consideración el humor inteligentemente provocador que se desprende de sus obras".

La referencia al kitsch suele ser constante cuando se habla de la obra de Pazos, pero no es algo que se ajuste por completo a su trabajo. "Creo que mi obra no es nada kitsch", indica el artista. "De entrada, si se entiende el kitsch como el arte del mal gusto, no se corresponde porque yo no sé lo que son el buen y el mal gusto, me parecen conceptos marcados por el poder y la cultura burguesa imperantes. Aceptaría, esto sí, que hay algunos elementos en mi obra que tal vez no se corresponden con el patrón del buen gusto de la gente que suele comprar obras de arte".

El artista define su trabajo como "souvenirs del recuerdo". "Vivo, de estas vivencias queda un poso que se transforma en recuerdo, y es a partir de la mirada irónica, tierna o con mala leche que pongo sobre estos recuerdos que surgen los souvenirs. El objeto resultante reúne las condiciones, cualidades y espíritu de estas vivencias". Su obra está basada en la nostalgia de un tiempo pasado, vivido o no. Explica que su lema como artista es "cuenta tu vida y cuéntala bien", al tiempo que se reconoce como "un artista un tanto ligero, lo que no quiere decir vacío", que considera ingenua o pedante la actitud de los artistas que pretenden cambiar el mundo.

Formalmente, es uno de los grandes artistas españoles del collage. Las suyas suelen ser piezas de retazos realizadas a partir de elementos recogidos aquí y allá, en ocasiones extraídos de la cultura popular, que él combina y mezcla otorgándoles nuevos sentidos y lecturas. "Para mí la vida es un collage", afirma. "La corto y engancho igual que hago con las imágenes o los objetos. Me gusta el collage porque es un lenguaje rápido, directo y con menos prejuicios. Además, creo que continuar plagando el mundo de nuevos objetos e imágenes nos aturde y nos impide ver el momento".

De Pazos aún puede verse en el patio del Reina Sofía de Madrid la gran escultura ¿Cupito...? ¿Y por qué no?, su peculiar e irónica visión de Cataluña simbolizada por una torre de castellers realizada con bibendums y coronada con un híbrido entre Cupido y Copito de Nieve. Además, el día 9 de diciembre presentará en la galería Carles Taché un libro titulado Garabatos y zarpazos, que reúne reflexiones, poemas y apuntes del artista. A finales de 2005 o principios de 2006, el Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona (Macba) le dedicará una gran retrospectiva.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 17 de noviembre de 2004