Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pinochet tendrá que declarar por el asesinato de Víctor Jara

A pocos días de que se cumplan 31 años del asesinato del cantautor Víctor Jara, acribillado a tiros por los militares en 1973, un juez pedirá declarar al ex dictador Augusto Pinochet y a otros dos generales para determinar quién estaba a cargo del Estadio Chile, un recinto para deportes convertido en prisión después del golpe militar del 11 de septiembre de 1973.

El juez Juan Carlos Urrutia acogió una petición de los querellantes para que Pinochet y los generales Sergio Arellano y Ernesto Baeza declaren como testigos para saber quién dirigía el Estadio Chile, hoy rebautizado Estadio Víctor Jara en homenaje al cantautor, al que fueron trasladados miles de prisioneros políticos, muchos de ellos torturados. Después de que otro juez lo interrogara por sus cuentas secretas, es difícil para Pinochet acudir a su fuero de ex presidente para no prestar una declaración que puede hacer de oficio.

Hijo de campesinos y comunista, Jara fue director de teatro, compositor y cantante. El día del golpe militar, el autor de Te recuerdo Amanda, Manifiesto y El cigarrito fue hecho prisionero en la Universidad donde trabajaba, junto con más de 600 estudiantes, y trasladado al Estadio Chile. En ese recinto, Jara fue torturado y asesinado por militares que lo sacaron desde una fila de prisioneros que iban a ser trasladados. En el mismo estadio, Jara escribió sus últimos versos: "¡Canto, qué mal me sales / cuando tengo que cantar espanto!".

Por otra parte, el pleno de magistrados de la Corte Suprema escuchó ayer los alegatos de los abogados en la audiencia por el desafuero de Pinochet en el caso de la Operación Cóndor, la represión coordinada en los años setenta y ochenta de las dictaduras latinoamericanas contra sus opositores.Los abogados de las partes expusieron durante más de tres horas y media, mientras en el exterior del palacio de tribunales cerca de un centenar de personas se manifestaban contra el ex dictador.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 26 de agosto de 2004