Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
MATANZA EN MADRID | Las claves de la investigación

La policía tiene identificados a seis marroquíes como presuntos autores materiales del 11-M

Los investigadores se inclinan a pensar que la reivindicación en vídeo de Al Qaeda "es auténtica"

La policía ha identificado a seis ciudadanos de Marruecos como presuntos autores materiales de los atentados del 11-M. Uno de ellos es Jamal Zougam, natural de Tánger y ya detenido, quien ha sido reconocido fotográficamente por dos viajeros de uno de los trenes atacados, que aseguran haberlo visto antes de las explosiones. Los otros cinco están en paradero desconocido. Las fuentes consultadas aseguran que los seis identificados pudieran ser sólo "parte de la célula" que perpetró el asesinato masivo, ya que sospechan que hay a "individuos de otras nacionalidades". La forma en que fueron conseguidos los explosivos es aún una de las grandes incógnitas. España ha convocado en Madrid para los próximos días una cumbre de servicios antiterroristas de la UE.

Los jefes antiterroristas de la UE se reunirán en Madrid para analizar los atentados

Paso a paso, los investigadores van desenredando la madeja de los atentados y los cabos van coincidiendo sobre Al Qaeda o la constelación de grupos radicales islámicos que orbitan a su alrededor. Las fuentes de la lucha antiterrorista preguntadas insisten en apuntar la conexión entre la masacre de Madrid y los atentados de Casablanca. Investigadores marroquíes ya están en Madrid intercambiando información con sus colegas españoles.

Las autoridades de Marruecos admiten que existen varias células radicales islámicas que aseguran que están conectadas con Al Qaeda, pero, por ahora, no confirman la conexión entre los dos atentados masivos. No obstante, sí se ha establecido una conexión clara entre uno de los ya detenidos en España con elementos que participaron en los crímenes de Casablanca, donde la mayor parte de los fallecidos eran marroquíes .

Jamal Zougam supuestamente compartió casa con Abdelaziz Benyaich, en prisión preventiva en España por su supuesta relación con la masacre de Casablanca. El hermano de Abdelazzi, Salaheddine, se encuentra encarcelado en Marruecos a causa de su implicación en los atentados de la citada ciudad magrebí.

Fuentes de los servicios de seguridad marroquíes que cita la agencia Efe aseguran que Zougam estuvo en Marruecos antes de que fueran perpetrados los atentados de Casablanca y salió del país en abril de 2003. Su rastro fue detectado en Tánger, su ciudad natal. Este ciudadano fue arrestado por orden del juez Baltasar Garzón en noviembre de 2001, en relación con la supuesta célula de Al Qaeda dirigida por Abu Dahdah, y fue puesto en libertad sin cargos. Su nombre figura en documentos de una investigación francesa sobre los "hermanos afganos", llamados así por su lucha junto a los Talibán en dicho país.

La policía cuenta ahora con dos testigos que aseguran que vieron a Jamal Zougam minutos antes de los atentados apoyado contra la pared de un vagón. También cuenta con otros dos testigos que aseguran que han identificado por foto a otras dos personas de aspecto marroquí que, según ese reconocimiento, serían dos personas que habrían estado relacionadas con Abu Dahdah y que habrían combatido en Chechenia y Bosnia, aseguran algunos investigadores.

Zougam, cuando fue indagado en 2001, tenía en su poder, además de numerosos teléfonos de supuestos miembros de Al Qaeda, un vídeo en el que aparecían los hermanos Benyaich junto a los jefes del consejo militar de los islamistas chechenos.

Zougam es uno de los seis marroquíes que los investigadores aseguran haber identificado como supuestos autores de la masacre de Madrid, cuyos nombres no han sido facilitados. Las fuentes consultadas insisten en que la investigación no se agota en ellos y que podrían aparecer terroristas de otras nacionalidades. Uno de ellos, según fuentes de las pesquisas, sería el jordano Abu Musad Alsakaoui, al que se le adjudicaría un papel capital en el 11-M.

Las fuentes consultadas están ya prácticamente seguras de que la reivindicación de los atentados grabada en un vídeo recogido junto a la gran Mezquita de Madrid "es auténtica". Siguen sin conocer a la persona que asume los crímenes, pero estiman que es una persona de bajo nivel a quien sólo se le habría encargado la grabación y el depósito de la cinta.

Los investigadores tratan de seguir también la pista de los explosivos y los detonadores, todos fabricados por Unión Española de Explosivos. E intentan averiguar si uno de los identificados pudo haber estudiado en la Escuela de Minas de Nancy (Francia). La dinamita convencional gelatinosa, Goma 2 ECO, utilizada en los atentados se exporta a la mayoría de países de Europa pero no a los del norte de África, según fuentes de la compañía. Éstas dudan que haya podido distraerse fácilmente una partida de Goma 2 tan grande como la utilizada en el 11-M (entre 100 y 150 kilos repartidos en 13 mochilas). Los detonadores Riodet de cobre, utilizados en la minería subterránea, y los de aluminio, empleados en la subterránea y a cielo abierto, son más fáciles de distraer en destino. Suelen servirse en grandes partidas, por lo que la sustracción de una veintena es menos difícil.

El ministro del Interior, Ángel Acebes, tras pedir prudencia y cautela para no perjudicar las investigaciones, anunció ayer la inminente reunión en Madrid de los responsables de los servicios antiterroristas europeos para analizar la situación creada tras el 11-M, coordinar las investigaciones y atar los cabos sueltos de las pesquisas que conducen a otros países.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 16 de marzo de 2004