Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ORIENTE PRÓXIMO

El Ejército israelí ordena expulsar a Gaza a 15 palestinos detenidos en Cisjordania

El Consejo de Seguridad debate una resolución de condena de la construcción del muro

Jerusalén / Nueva York

El Ejército israelí ha ordenado expulsar a Gaza a 15 detenidos palestinos de Cisjordania, en represalia por su militancia política y sus actividades en defensa de la Intifada. La medida ha provocado la indignación de las organizaciones de defensa de los derechos humanos, que consideran que la medida supone un abuso de derecho y viola todos los acuerdos, pues ninguno de los afectados por la expulsión ha sido juzgado o existen cargos contra ellos. Mientras, ayer se empezó a debatir en el Consejo de Seguridad una condena a Israel por la construcción del muro de separación con Cisjordania.

Los detenidos, vinculados a Hamás, Yihad Islámica y las Brigadas de los Mártires de Al Aqsa, han sido trasladados en los últimos días a una prisión militar de Eretz, de donde se espera que en poco menos de 48 horas serán llevados a Gaza, donde podrán permanecer el resto de sus vidas con absoluta libertad, pero sin la posibilidad de regresar a sus casas en Cisjordania.

Un portavoz del Ejército aseguraba ayer que los afectados por esta medida gozan de garantías jurídicas, ya que se les ha otorgado un plazo de 48 horas para que puedan presentar un recurso ante los tribunales ordinarios. Sin embargo, el trámite jurídico está perdido de antemano, ya que el pasado año el Tribunal Supremo de Jerusalén sancionó favorablemente las expulsiones a Gaza.

Numerosos palestinos han sido expulsados a Gaza durante estos tres años de Intifada. Entre los confinados se encuentran una treintena de activistas de Belén, así como los hermanos Kifa e Intimar, del campo de refugiados de Aksar, a quienes se les expulsó como represalia por haber cobijado en su casa a su hermano Alí, supuestamente vinculado a un ataque terrorista contra un autobús en el asentamiento de Emanuel.

Desacuerdo palestino

Por otra parte, en Ramala se ha reabierto el contencioso entre el presidente, Yasir Arafat, y el primer ministro, Ahmed Qurei, conocido como Abu Alá, con respecto a la composición del nuevo Gobierno palestino. El primer ministro dio a entender que se negaba a aceptar al ministro del Interior designado por Arafat, Hakam Balaui, y en su defecto insistió en que las tareas de la cartera de Interior serían asumidas por el Consejo de Seguridad Nacional Palestino, presidido por el presidente y compuesto por los diferentes responsables de las fuerzas de seguridad. Con esta actitud, Qurei trata de defender la candidatura para Interior del general mayor Naser Yusef, al que Arafat ha vetado.

Mientras, en el Consejo de Seguridad de la ONU más de 40 embajadores denunciaron la construcción del muro de separación israelí con Cisjordania. Sólo EE UU matizó sus críticas al hablar del terrorismo palestino. El órgano decisorio de Naciones Unidas debía pronunciarse sobre un proyecto de resolución propuesto por el grupo de países árabes que condena a Israel por el dispositivo de seguridad -que no respeta la línea verde, la frontera fijada tras la Guerra de los Seis Días, en junio de 1967- y la edificación de asentamientos en los territorios ocupados.

"El muro tiene graves implicaciones sobre el proceso de paz", dijo el embajador español, Inocencio Arias. "Construir en territorio palestino es una actividad ilegal", enfatizó Arias. El representante francés, Jean-Marc de la Sablière, también tuvo palabras muy duras contra el Gobierno de Ariel Sharon. "Está en juego la posibilidad de un arreglo negociado sobre la base de dos Estados, Israel y un Estado palestino viable. (...) En esta situación, el Consejo de Seguridad debe tomar una decisión", declaró La Sabliére. "El muro tiene consecuencias humanitarias inadmisibles".

No estaba claro ayer cuándo se celebraría la votación sobre la propuesta de los países árabes. Parecía muy probable que Washington, como en todas las resoluciones de condena a Israel, impusiera su veto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 15 de octubre de 2003