Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CHILE, 30 AÑOS DESPUÉS DEL GOLPE

Miles de personas recuerdan el golpe

Miles de chilenos se volcaron ayer a las calles para recordar en romerías y marchas los 30 años de la muerte del presidente Salvador Allende y su defensa de la democracia. En el acto central, el presidente Ricardo Lagos salió caminando solo de La Moneda hacia un costado del palacio, hasta quedar frente a la reconstruida puerta lateral de Morandé, 80, por donde salió el cadáver de Allende y que fuera tapiada por los militares, y volvió a entrar por ahí. Después, ante 1.200 invitados en el palacio, entre ellos la viuda e hijas del ex presidente, Lagos definió este aniversario como "un día para la memoria" y llamó a la unidad, para que el sacrificio de Allende cobre sentido y terminen de abrirse del todo las "anchas alamedas" a las que éste se refirió en su último discurso.

Fue una jornada de recuerdos y emociones. Radio Cooperativa, una de las más importantes del país, transmitió las noticias de hace 30 años, del día del golpe militar, como si estuvieran ocurriendo hoy. Lagos hizo un discurso cuidadoso, en que recordó a Allende, pero tuvo cuidado de no herir la epidermis de los democratacristianos que asistieron a La Moneda, entre ellos el ex presidente Patricio Aylwin y el presidente del Senado, Andrés Zaldívar. Definido como un acto "ecuménico", logró contentar a todos los asistentes.

Después de la interpretación de la Cantata por los derechos humanos, que no se oía desde 1978, cuando fue estrenada en plena dictadura, Lagos expresó su recogimiento ante "un acto muy grande, muy grande: el sacrificio supremo de un presidente de la República en cumplimiento de su deber ante la legítima investidura que ostentaba" y ante "el sacrificio de quienes lo acompañaron, de quienes cayeron ese día, y los días que siguieron, en nombre de una guerra inexistente". Afirmó que su misión es construir un país donde "nunca más" ocurra lo que sucedió hace 30 años.

Al finalizar su discurso, se abrió la plaza de la Constitución, cerrada hasta ese momento. Sin incidentes hasta el cierre de esta edición, miles de personas comenzaron a dejar homenajes florales junto a la reconstruida puerta de Morandé, 80, y a la estatua de Allende, situada a un costado del palacio. La consigna de todos estos años volvió a revivir: "¡Se siente, se siente, Allende está presente!". Partidos, sindicatos, organizaciones defensoras de los derechos humanos marcharon junto a La Moneda. Otros tantos acudieron en romerías a la tumba de Allende y el Memoria de los Detenidos Desaparecidos en el Cementerio General, en homenajes que se prolongarán toda la tarde.

Entretanto, decenas de pinochetistas se ubicaron frente al domicilio del ex dictador para celebrar los 30 años del golpe militar. El jefe del Ejército, general Juan Emilio Cheyre, después de participar en una misa en recuerdo de los caídos de su institución, al término de la cual dijo que su institución ha enfrentado con "grandeza" este aniversario, fue hasta la residencia del general Augusto Pinochet, donde se reunió con éste sin hacer declaraciones sobre su contenido. Al anochecer está previsto un acto de los pinochetistas, donde recibirán un homenaje ex autoridades de la dictadura.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 12 de septiembre de 2003