Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Duras críticas de Gore Vidal al Gobierno de George Bush

A Gore Vidal no le sorprende lo que está sucediendo en Irak con la resistencia de los iraquíes a las tropas invasoras estadounidenses y británicas. Es más, el polémico escritor y ensayista no tiene empacho en recordar cómo sus propias predicciones se han hecho realidad. "Aunque es innecesario decirlo, soy un viejo maestro de la escuela del 'ya les dije que eso iba a suceder'. Es por eso que hoy tengo un día de campo", reconoció Vidal.

"Los iraquíes son gente dura y además están en su propio país. Así como George Bush está maravillosamente motivado por su idealismo cristiano, ellos están motivados por su propia clase de idealismo, sea musulmán o como uno lo quiera llamar. La guerra no será fácil", añadió Vidal en declaraciones al matutino Los Angeles Times. El escritor normalmente reside en Italia, pero también mantiene una segunda casa en la ciudad de Los Ángeles, en las llamadas colinas de Hollywood, un barrio en las alturas de Sunset Boulevard donde residen muchas de las estrellas de cine.

Con lo que hoy sucede en Irak, Vidal siente también convalidada su tesis, elaborada a traves de los años en ensayos, novelas y obras de teatro, de que Estados Unidos es más un imperio que una república. "En lugar de ser una república que se preocupa por sus propios problemas y que va a la guerra sólo en defensa propia, Estados Unidos actúa ahora como una nación agresora que aspira a extender su influencia en el extranjero al mismo tiempo que restringe las libertades civiles en casa", explicó Vidal.

El escritor recuerda que Estados Unidos ha sido ya en el pasado un agresor con la invasión de México en 1846 y las Filipinas en 1900, o incluso la decisión misma, en 1945, de utilizar la bomba atómica contra Japón. Sin embargo, considera que nunca se había hecho de manera "tan abierta y tan estúpida". "Todo lo que el Gobierno dijo no fue cierto, comenzando con la Gran Mentira, eso de que Sadam Husein fue responsable de lo del 11 de septiembre o de su conexión con Al Qaeda. La guerra en Irak tiene que ver más con el ejercicio del poder estadounidense a escala global, y el meter miedo a los enemigos potenciales, que con una actual o inmediata amenaza u objetivos políticos o militares", puntualizó.

Ser un imperio, sin embargo, no es cosa fácil en términos de gobernar a los conquistados. A diferencia de la Gran Bretaña de la época victoriana, que tenía una burocracia educada en Oxford y Cambridge para administrar las colonias, Estados Unidos, explica Vidal, carece de un ejército de funcionarios civiles listo para ser trasladados a Irak y gobernar el país. Peor aún, no hay fondos suficientes para pagar tal aventura. Irak, por otro lado, no tolerará por mucho tiempo una ocupación por la fuerza. A quien pongamos ahí, un general americano o quien sea, añadió el escritor, será atacado por las masas enfurecidas. No aceptarán que su país sea gobernado por un "infiel".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 2 de abril de 2003