MOLÉCULAS

China y la fusión

China ha pedido formalmente asociarse al proyecto ITER para construir un reactor experimental de fusión nuclear y ha ofrecido contribuir con un 10% a la gigantesca iniciativa. En una carta, el ministro chino de Ciencia, Xu Gusnhua, afirma: "China tiene la intención de hacer una contribución sustancial al proyecto, en especie o en financiación". Los socios de ITER (Rusia, la Unión Europea, Japón y Canadá) están en el proceso de elección de la sede del reactor, pra la que España ha presentado una oferta, en Vandellós.

Crisis en el Clay

El Instituto Clay de Matemáticas, con sede en Massachusetts (EE UU), está en crisis tras la salida de su presidente, Arthur Jaffe y de dos miembros del consejo científico asesor de la institución, formado por cuatro miembros. El instituto fue creado en 1998 por el filántropo Landon Clay y es conocido por ofrecer premios de un millón de dólares cada uno a los que resuelvan cada uno de siete famosos problemas matemáticos. Los que han dimitido son Edward Witten y Alain Connes, ambos ganadores de la medalla Fields.

Genoma

Las fundaciones española y canadiense para la investigación genómica han celebrado en Madrid una reunión para iniciar su colaboración formal identificando líneas científicas de interés común. El encuentro, que ha sido presidido por Marc LePage, vicepresidente de Genome Canada, y por José Luis Jorcano, director general de Genoma España, reunió a 18 equipos de investigación y dos empresas canadienses junto a 80 equipos españoles, 16 empresas y tres entidades de capital riesgo españolas.

Química del diesel

Un equipo del Instituto de Carboquímica del CSIC, en Zaragoza, ha obtenido el Premio Richard H. Glenn de la American Chemical Society por su labor de investigación que permitirá separar y cuantificar las familias de compuestos de los combustibles diesel con mayor facilidad. Los investigadores Vicente L. Cebolla, Luis Membrado, Eva Gálvez y Muriel Mat han conseguido hacer fluorescentes los hidrocarburos saturados, lo que hasta ahora no se consideraba posible.

Destrucción

Uno de los más importantes observatorios astronómicos de Australia quedó casi destruido por el fuego que se propagó el 18 de enero por los alrededores de la capital, Canberra. El observatorio de Mount Stromlo se ha quedado sin los telescopios y ha perdido gran parte de sus archivos históricos. Sin embargo, no han sufrido daños el centro informático y los archivos actuales.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción