Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Protesta por un vertido incontrolado | CATÁSTROFE ECOLÓGICA

La Xunta quiere levantar la veda en las Rías Bajas el 1 de febrero

El Gobierno gallego comunicó ayer a las cofradías de pescadores su intención de levantar la veda de la pesca y el marisqueo en las Rías Bajas a partir del 1 de febrero. Los análisis realizados por los técnicos de la Xunta indican que ni en las aguas ni en el fondo marino hay cantidades significativas de hidrocarburos que puedan afectar a la fauna de las rías. El consejero de Pesca, Enrique López Veiga, anunció que los pescadores y mariscadores podrán seguir cobrando la mitad de la ayuda que se les concedía mientras durase su inactividad.

La zona donde la Xunta pretende reanudar las faenas de pesca comprende desde la desembocadura del río Miño, en la frontera con Portugal, hasta Muros, en puertas de la Costa da Morte, el área más afectada por la marea negra del Prestige. López Veiga se comprometió ante las cofradías a que la apertura de los caladeros de pesca y los bancos marisqueros se hará de forma "ordenada".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 25 de enero de 2003