Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Exhumados por orden judicial en Chile los restos del español Carmelo Soria

Los restos del diplomático español Carmelo Soria, asesinado por la policía política chilena durante la dictadura de Augusto Pinochet, fueron exhumados ayer para verificar su identidad. La exhumación fue realizada por orden del juez Andrés Contreras, del 23º Juzgado del Crimen de Santiago, quien acogió una solicitud de la familia.

A la exhumación, llevada a cabo en el Cementerio General de la capital chilena, asistieron Carmen, Laura y Luis, los tres hijos de quien fuera funcionario de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), dependiente de la ONU. El abogado de la familia, Alfonso Insunza, explicó que los restos fueron enviados al Servicio Médico Legal para su identificación mediante exámenes de ADN, que pueden tardar de uno a dos meses.

Hace dos semanas, Carmen Soria e Insunza presentaron una querella ante el juez Contreras por el delito de "presunta inhumación ilegal". Sospechan que en 1983, durante el traslado en un ataúd sellado dentro del mismo cementerio, los restos de la víctima fueron sustraidos. Los propietarios del mausoleo donde estaba sepultado Soria habían recibido previamente amenazas y presiones.

El abogado explicó que en 1994, cuando Carmen Soria presentó una querella por el asesinato de su padre, recibió amenazas telefónicas anónimas, en una de las cuales le dijeron que "no sacaría nada con investigar las causas de la muerte, pues sus restos no estaban en el cementerio". En otros casos, agentes de la policía política pinochetista (DINA) sacaron los restos de las víctimas de los lugares donde estaban enterrrados para eliminarlos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 1 de mayo de 2002