_
_
_
_
_

La tumba de Clarín en Oviedo sufre graves desperfectos

La tumba del escritor Leopoldo Alas, Clarín, en el cementerio de Oviedo, fue objeto de un ataque durante la Semana Santa. Los hechos fueron denunciados por su nieta, María Cristina Alas, madre del portavoz socialista en el Ayuntamiento de la capital asturiana, Leopoldo Tolivar Alas, cuyo coche particular ya fue objeto de otro ataque en febrero. Tolivar Alas liga los daños causados en el sepulcro de su bisabuelo a prácticas 'de matonismo y de amedrentamiento' y reclama a los poderes públicos que se aclaren los hechos.

Los daños causados en la tumba del autor de La Regenta afectaron a la barandilla que rodea el sepulcro y a tres de los cuatro pivotes en que se sustentaba. Los atacantes destruyeron las flores, esparcieron tierra sobre la tumba y, según la nieta del escritor, intentaron mover la lápida sin conseguirlo, por lo que los restos del novelista no llegaron a ser profanados.

Más información
El primer tomo de las obras completas de Clarín descubre al periodista comprometido y rebelde

La relación de Oviedo con el autor que inmortalizó la ciudad como Vetusta en la que ya está considerada como la novela más importante de la literatura española del siglo XIX, siempre ha sido de amor y de odio. Vinculado al liberalismo y al grupo krausista de Oviedo, concejal republicano en el consistorio de la capital asturiana; acusado de anticlerical por su obra cumbre, La Regenta, en la que disecciona la sociedad ovetense de su tiempo; crítico literario ácido y agudo; autor de una importante obra periodística, como articulista combativo y polemista temido, y narrador brillante, que descolló con sus cuentos y con dos únicas novelas, Clarín (1852-1901) fue combatido en vida y después de su muerte.

Obra silenciada

El monumento que la ciudad le erigió fue ultrajado, primero, y destruido después, en 1931; su hijo Leopoldo Alas Argüelles, rector de la Universidad de Oviedo, fue fusilado por los franquistas en 1937 y su nuera, depurada como funcionaria pública y privada de su casa tras la guerra civil. La obra del escritor fue silenciada durante buena parte de la dictadura. El 20 de febrero pasado, coincidiendo con el 65º aniversario de la ejecución del hijo del novelista, sus descendientes y el PSOE ovetense reclamaron que se le restituya a Lepoldo Alas Argüelles la dignidad de rector de la Universidad de Oviedo, de la que fue privado por el régimen franquista tras su fusilamiento.

El ataque que ahora se ha perpetrado en la tumba del novelista se produce sólo unos meses después de que el año pasado, coincidiendo con el centenario de su muerte, la ciudad hubiese celebrado un congreso, impulsado por el Gobierno central y el Ayuntamiento de Oviedo, ambos del PP; el Principado de Asturias, del PSOE, y la Universidad ovetense, para homenajear al autor y actualizar el conocimiento sobre su obra y su biografía. La editorial asturiana Nobel acaba de iniciar la edición de sus obras completas.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por los mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_