Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL CONFLICTO EN ORIENTE PRÓXIMO

Las librerías israelíes boicotean las novelas de Saramago

El Nobel, tachado de antisemita al comparar a Israel con los nazis

José Saramago, el premio Nobel de Literatura portugués, ha lanzado una especie de ataque suicida contra su propia obra. A raíz de una declaración que hizo el lunes en territorio palestino, en la que comparó al Gobierno israelí con los genocidas nazis, las ventas de sus libros en Israel han disminuido de forma notable y, en algunos casos, se han retirado de las estanterías. Saramago era uno de los autores más vendidos en Israel.

Según el periódico independiente Yedioth Ahronoth, que citó los testimonios de varios libreros israelíes, José Saramago se ha hecho mucho daño en un país donde ha sido unos de los escritores internacionales más leídos. 'Hubo personas que entraron a mi librería a pedir que saquemos sus obras de los estantes', dijo uno de los libreros.

Su novela Todos los nombres encabezaba la lista de los libros más vendidos en Israel. Es dudoso que la siga encabezando mucho tiempo más. Al declarar, como hizo durante una visita a Ramala, la asediada capital de la Autoridad Palestina, que 'lo que está ocurriendo aquí es un delito que puede compararse a Auschwitz', el novelista portugués no sólo violó un importante tabú, sino que perdió el respeto de gran parte del público israelí.

Ayer, un editorialista del periódico Haaretz, Ari Shavit, escribió que la desafortunada frase del portugués ofrecía una clara señal de que 'la plaga negra del alma europea', el antisemitismo, había vuelto a aparecer. Shavit, que afirmó que compartía la opinión de Saramago de que la ocupación israelí de Ramala era una 'iniquidad', escribió que las palabras del portugués habían sido 'un feo acto de provocación contra los judíos'. 'Si Ramala es Auschwitz', continuó Shavit, 'entonces Israel es el Tercer Reich y merece la extinción... Entonces Tel Aviv es Dresde e incendiarlo no sería un crimen de guerra. La matanza masiva de sus mujeres y niños sería permisible'.

Entrevista cancelada

Un programa de la televisión pública israelí, Primera lectura, canceló una entrevista que tenía planeada con Saramago como consecuencia de la comparación que hizo entre los israelíes y los nazis. La presentadora del programa, Abirama Golán, lamentó la decisión y dijo que 'hubiera sido la oportunidad de debatir a fondo esa opinión'.

Saramago, que ha viajado a Israel y a los territorios palestinos dentro de una delegación del Parlamento Internacional de Escritores (PIE) formada por ocho autores de diferentes nacionalidades, insistió ayer en que no se arrepentía de lo dicho. 'Dije la verdad y no tengo que retractarme', afirmó el premio Nobel portugués.

En declaraciones posteriores a la agencia portuguesa Lusa, Saramago agregó que 'la represión israelí es la forma más perversa de apartheid'. Saramago señaló la desigualdad que supone que 100.000 palestinos se vean obligados a hacinarse en tres kilómetros cuadrados en Gaza, mientras en las cercanas colonias israelíes 'todo es iluminación, amplitud y confort, al lado de extensiones relativamente grandes de aldeas arrasadas por la estrategia de expansión y dominio israelí'. 'Nadie se da idea de lo que pasa aquí, por muy bien informado que esté. Todo está arrasado por las excavadoras, las aldeas palestinas han sido destruidas y no se cultiva nada', añadió antes de recordar los rodeos que los soldados israelíes obligan a dar a ambulancias en las que viajan palestinas para dar a luz. 'Todo esto tiene un aire de campo de concentración que me recuerda a Auschwitz', manifestó el escritor.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 28 de marzo de 2002