Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un misil de la CIA mata a tres supuestos jefes de Al Qaeda

Washington / Kabul

Un misil disparado desde un avión no tripulado de la CIA destruyó ayer un supuesto reducto de Al Qaeda en el sureste de Afganistán, según comunicó la Agencia Islámica de Prensa (AIP), con base en Pakistán. Un funcionario estadounidense afirmó que la aeronave, que volaba sin piloto, disparó por control remoto sobre miembros de la red de Osama Bin Laden el pasado lunes.

'Al menos uno de ellos murió y posiblemente otros también. No está claro quién es el individuo muerto', explicó la fuente estadounidense, que no quiso revelar su nombre y añadió que el mal tiempo en la zona hizo imposible la identificación del cadáver. Según la AIP, tres hombres murieron en este ataque contra la zona de Zawar Jili, cerca de la frontera afgano-paquistaní. Dos presuntos terroristas resultaron muertos en el ataque y un tercero falleció camino de un hospital. Funcionarios estadounidenses revelaron en Washington que entre los muertos podía figurar algún dirigente de Al Qaeda. Estas manifestaciones llevaron a pensar que podía tratarse de Bin Laden por la complexión física de uno de los muertos, pero este extremo no fue confirmado.

El ministro del Interior afgano, Yunis Qanuni, anunció ayer en Kabul la detención de uno de los presuntos asesinos de los cuatro periodistas occidentales que viajaban en una caravana hacia la capital el pasado 19 de noviembre, entre ellos el corresponsal del diario español El Mundo Julio Fuentes.

'Las investigaciones han sido largas y complejas. Creemos que el detenido es uno de los asesinos y lo estamos interrogando', aseguró Qanuni en declaraciones al diario italiano Corriere della Sera. La corresponsal de este rotativo Maria Grazia Cutuli fue otra de los periodistas asesinados junto a Fuentes, además del australiano Harry Burton y el afgano Azizullah Haidary, ambos de la agencia Reuters. El ministro declaró que el sospechoso está en prisión, sometido a interrogatorio. Los informadores viajaban en caravana desde Jalalabad a Kabul, cuando fueron asaltados por un grupo de individuos armados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 8 de febrero de 2002