Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Generalitat intensificará los controles en el Ebro tras el vertido de Endesa

El Gobierno catalán afirma que la Confederación del Ebro informó tarde

La Generalitat de Cataluña afirmó ayer que planteará a la Confederación Hidrográfica del Ebro que se intensifiquen los controles en el río Ebro, tras el vertido de 200 litros de aceite ocasionado en la madrugada del vienes por una central de Endesa, en Flix (Tarragona).

En los últimos días ha habido tres vertidos tóxicos en el Ebro, en las zonas de Ascó y Flix. Primero fue una fuga de mercurio de una planta de Ercros, después una mancha de aceite, y el viernes otro vertido, también de aceite. Endesa ha reconocido este último, pero el Ayuntamiento de Flix y la Generalitat le responsabilizan también del segundo.

La Generalitat está dispuesta a multar a Endesa, que ha reconocido el vertido, aunque ha negado que informara delmismo con retraso. Pero el consejero catalán de Medio Ambiente de la Generalitat, Ramon Espadaler, lamentó ayer que la Confederación Hidrográfica del Ebro no le informara hasta primeros de enero de los resultados de un análiss hecho en diciembre.

En las citadas analíticas se constató la presencia de mercurio en el agua del río Ebro en niveles siete veces superiores a los recomendados por la Organización Mundial de la Salud y que causaron la muerte de unos 4.000 peces en la penúltima semana de Navidad del pasado año. Centenares de peces muertos en el río sembraron la alarma entre la población.

Pero la Generalitat dice que supo de los resultados del análisis con retraso. 'La analíticas efectuadas por los técnicos de la Confederación Hidrográfica del Ebro los días 13, 20 y 26 de diciembre no las conoció la Generalitat hasta el 8 de enero. Ha habido una disfunción importante que será necesario corregir porque es necesario que la Generalitat tenga esta información rápidamente', dijo el consejero de Medio Ambiente.

Aún así el consejero insistió que su departamento está dispuesto a revisar el sistema de control del agua del río Ebro, aunque 'actualmente cumple con las normativas internacionales , europeas, españolas y catalanas', si finalmente es necesario.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 14 de enero de 2002