Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CRISIS EN ARGENTINA

El Gobierno argentino pide cooperación a las empresas españolas

La devaluación del peso y la desvinculación del dólar provocarán grandes pérdidas

Hoy se conocerán las medidas que tomará el nuevo Gobierno argentino para sacar de la quiebra a su economía. La devaluación del peso, tras 10 años de ligazón a la marcha del dólar, y la desvinculación del dólar de las tarifas que aplican firmas como Telefónica y Repsol provocarían pérdidas superiores a los 3.300 millones de euros. El Gobierno argentino, sabedor del daño que puede provocar a bancos y empresas españolas, les ha pedido colaboración.

Los dos grandes bancos españoles, el BBVA y el BSCH, así como Telefónica y Repsol-YPF muestran su inquietud ante las medidas que dará hoy a conocer el nuevo presidente de Argentina, Eduardo Duhalde. Las empresas españolas se muestran cautelosas para valorar el impacto que sobre sus resultados van a tener las decisiones económicas que, por el momento, se han filtrado a la opinión pública.

La más importante es la fluctuación libre del peso argentino que deja su paridad respecto al dólar mantenida durante 10 años y que se produciría con una devaluación de hasta el 40% frente a la moneda estadounidense. Esta medida por sí misma supone un varapalo para las empresas españolas que han realizado sus inversiones en dólares y que, por tanto, verán depreciadas de forma significativa sus inversiones. Así, concretamente la petrolera Repsol YPF calcula que una devaluación del 20% en el peso argentino supondría una reducción de 260 millones de euros en en el beneficio operativo del conjunto del grupo petrolero. 'Nuestro principal negocio en Argentina es la exploración y la mayor parte de nuestros activos están denominados en dólares. La devaluación no nos preocupa mucho. Más inquietante resultaría una modificación en las tarifas o un nuevo régimen fiscal para nuestros productos', apuntan fuentes de la petrolera.

En Telefónica esperan también datos más concretos. 'Argentina tiene un peso del 10% en los beneficios del grupo. Nos preocupa más que la crisis se extienda a otros países como Brasil donde nuestros intereses tienen un mayor peso en el resultado del grupo. Por el momento, el real brasileño está mostrándose fuerte. La vinculación de nuestras tarifas al dólar es un acuerdo firmado con el Gobierno argentino cuando realizamos las inversiones, pero todavía es pronto para hacer valoraciones económicas', explican desde la operadora española.

En los bancos españoles se han producido reuniones para tratar esta delicada situación que ha llevado a Jorge Capitanich, jefe del gabinete de ministros del Gobierno peronista a pedir la comprensión y la cooperación de las empresas españolas solicitada directamente al presidente español, José María Aznar.

Capitanich tocó uno de los temas más sensibles para las empresas españolas, ya que apuntó que existían negociaciones con Repsol y Telefónica para convencer a sus directores sobre la necesidad de aceptar la reconversión de sus tarifas al, seguramente, devaluado peso argentino, lo que supone una pérdida de ingresos muy importante.

Tanto BBVA como BSCH coin-ciden en manifestar que 'todavía no tiene sentido hacer una valoración de las medidas, y estamos esperando a que se concreten para emitir nuestra opinión', apuntaron desde estas entidades.

Unas incertidumbres que no afectaban a la evolución bursátil de estos valores que ayer subieron con mucha fuerza en el mercado español. Destacó Telefónica y su grupo con alzas superiores al 4% de su valor.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 4 de enero de 2002