Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ministerio de Ciencia lleva desde julio sin pagar a decenas de grupos de investigación

Los retrasos amenazan la continuidad de proyectos aprobados por el propio Gobierno

Decenas de grupos de investigación españoles ven amenazada la continuidad de su trabajo debido al retraso del Ministerio de Ciencia y Tecnología en pagarles las ayudas que tienen aprobadas por ese mismo ministerio y que deberían haber cobrado en julio. Los proyectos afectados desarrollan en muchos casos investigaciones relacionadas con la salud humana (como el cáncer). De estos proyectos depende en muchos casos el sueldo de personal contratado, que con los atrasos pasan meses sin cobrar. El ministerio dice que está al corriente de los pagos salvo en 'casos concretos'.

Las decenas de grupos científicos afectados tienen proyectos que empezaron hace uno o dos años. Los trabajos duran tres años y la financiación se distribuye en tres pagos; muchos grupos, en concreto del programa de ciencia básica denominado Promoción General del Conocimiento (PGC), debían recibir el pasado mes de junio la segunda y tercera anualidad de sus proyectos. Y no la han recibido todavía. El ministerio insiste en que los pagos están al día. 'No hay retrasos. Es posible que en algún caso aislado se haya pagado a los dos o tres meses de recibir el informe anual. En algunos casos no se ha recibido todavía el informe anual por parte de los científicos y no se puede pagar. Todo esto serían unos pocos casos aislados en PGC / Salud, y en todo caso, consecuencia de la realineación de las convocatorias en una sola', afirma un portavoz de Ciencia y Tecnología.

La cuantía de las anualidades pendientes varía según los grupos. En un área como biología molecular y celular del PGC pueden superar los 10 millones de pesetas.

Este periódico ha recogido testimonios de más de una decena de investigadores en esta situación, muchos de los cuales prefieren no dar su nombre. Algunos han pedido explicaciones a responsables ministeriales, que han atribuido los retrasos a los trastornos propios de la creación de un nuevo ministerio. 'Pero el ministerio se creó hace ya dos años, y seguimos igual', dice una investigadora.

Sus proyectos siguen en marcha gracias a que los centros de investigación adelantan fondos, o a que toman prestado dinero de otros proyectos que tienen en marcha, financiados por otras fuentes. Pero todos insisten en la gravedad de la situación, y en una consecuencia grave: a menudo se contrata personal cargo al proyecto; el sueldo de estos investigadores por tanto depende directamente del pago de las anualidades y de las fechas de las convocatorias.

'Dar de comer a personas'

Lo explica Rafael Máñez, del hospital Juan Canalejo de A Coruña: 'Los retrasos suponen que hay personas que se quedan muchos meses sin cobrar ni una peseta, y no estamos hablando de adolescentes, sino de investigadores de más de 30 años a veces con una familia que mantener. Aquí no se trata sólo de dar de comer a los ratones, sino de personas'.

Ángela Nieto, prestigiosa investigadora del Instituto Cajal, del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC). Trabaja en biología del desarrollo y no se queja en absoluto de la financiación recibida, pero espera desde hace seis meses la tercera anualidad de su proyecto. 'No soy yo sola, estamos todos igual', afirma.

Juan Lerma, otro investigador de prestigio en el Instituto Cajal también espera la segunda anualidad de su proyecto desde hace seis meses. Y Piero Crespo, del Instituto de Investigaciones Biomédicas (CSIC), afirma: 'Jamás hemos estado en esta situación'. Él trabaja en biología molecular del cáncer y espera cuatro millones de pesetas de un proyecto de 19 millones. 'En mi centro suelen entrar como media unos 200 millones al año, de los proyectos financiados. Este año han entrado sólo 18 millones'. Por proyectos del área de PGC en concreto se ingresaron en Biomédicas 135 millones en 1999; 84,5 millones en 2000; y 5,8 millones en 2001.

Pese a todo, los retrasos en ciencia básica no son los únicos. El año pasado existió en el Plan Nacional otra categoría en que los proyectos de investigadores de organismos públicos deben presentarse en colaboración con una empresa privada. Estos proyectos fueron presentados en mayo del año pasado y el ministerio no comunicó hasta un año después cuáles fueron concedidos. El dinero llegó finalmente a los grupos en octubre y noviembre de este año. Algunos grupos se encontraron que para entonces la empresa con la que colaboraban ya no estaba interesada.

Plan Nacional

La mayoría de los grupos de investigación obtiene fondos presentando proyectos a las convocatorias anuales del Plan Nacional de Investigación Científica (del Ministerio de Ciencia y Tecnología), que se estructura en programas específicos, como el Plan de Biotecnología o el de Astronomía y Astrofísica.

A la convocatoria de Plan Nacional de 2001 se presentó un número récord de 4.879 proyectos, un 12% más que el año pasado, según el ministerio. Se han concedido unos 2.500, que serán financiados con 34.476 millones de pesetas. El 30% de este dinero (10. 526 millones) se destinará a proyectos del PGC, que suponen un 40% del total. El año pasado, la financiación de proyectos de investigación fue de 26.066 millones de pesetas, por lo que el aumento este año es del 32,3%, según destacó ayer el ministerio.

En 2000, el Ministerio de Ciencia ya dejó a decenas de grupos sin fondos durante un año. Muchos que se presentaron a la convocatoria de 2001 y que saben desde octubre que sus proyectos han sido financiados aún no han recibido confirmación oficial de la cuantía concedida ni la fecha de inicio del proyecto. Gestores del Plan Nacional -investigadores nombrados por el ministerio para formar las comisiones de evaluación de proyectos- indican que las notificaciones están llegando justo estos días.

Algunos científicos afectados creen que si los fondos llegan antes de final de año 'ya habrá sido una mejora respecto al año pasado, que hubo un año entero en blanco', y lo interpretan como el intento por parte del ministerio de alcanzar la normalidad. Otros, sin embargo, son menos optimistas e insisten en que lo lógico es poner en marcha los proyectos en el año en el que se piden.

Un plan para 2001

La convocatoria de este año del Plan Nacional Nacional de Investigación Científica da mayor financiación a los proyectos. La inversión media ha crecido un 35,5%: de 10,31 millones de pesetas en 2000 se pasa a 13,97 millones de pesetas en 2001 por proyecto, según el Ministerio de Ciencia. Las áreas más favorecidas han sido salud, que ha tenido 104% más de financiación respecto al 2000; astronomía y astrofísica (103%); diseño y producción industrial (94%); procesos y productos químicos (63%); recursos naturales (46%); y tecnologías de la información y las comunicaciones (43%). En ciencia básica no orientada (Programa General del Conocimiento) se concedieron 993 proyectos (el 40% del total) con una financación media de 10,6 millones de pesetas. Sin embargo, el PSOE ha denunciado reiteradamente la escasa ejecución presupuestaria de Ciencia y Tecnología. 'Durante el año 2000 dejó de gastar 94.597 millones de pesetas y tiene pendiente de pagar 183.780 millones de pesetas, el triple que en 1999, lo que afecta muy negativamente a la labor de los grupos de investigación', asegura Jaime Lissavetzky, del Grupo Socialista en el Congreso.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 22 de diciembre de 2001

Más información