Tribuna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las tribunas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Israel o Arafat

Después de su reunión con el presidente Bush, e inmediatamente antes de volver a su atónito y ensangrentado Israel, Ariel Sharon devolvió la llamada de alguien que lo apoya desde hace tiempo. ¿Le ha deprimido la matanza? Las últimas noticias hablaban de 27 israelíes muertos y cientos de heridos en tres atentados suicidas que tuvieron lugar durante el fin de semana, coordinados por terroristas sin rumbo, para recibir al último pacificador estadounidense.

'No deprimido, sino decidido', replicó Sharon. 'Estamos en guerra. Las bajas que sufrimos la semana pasada, en proporción con la población de EE UU, son como si hubiesen muerto 2.000 estadounidenses. Todo se reduce a esto: Israel o Arafat'.

Más información
Israel bombardea la residencia de Arafat en Gaza y ocupa territorios palestinos
La Casa Blanca afirma que 'Israel tiene derecho a defenderse' del terrorismo
Aviones de combate israelíes bombardean el cuartel general de la policía palestina
Israel ataca objetivos palestinos tras la reunión mantenida bajo mediación de EE UU
Encuesta:: ¿Cree que el recrudecimiento del conflicto puede provocar la caída de Arafat?
Cartas:: La opinión de los lectores en elpais.es

¿Qué hay de su exigencia de que no se podrían iniciar conversaciones de paz mientras no hubiese siete días de tranquilidad? ¿Le ha insinuado Bush, que ha pedido la desintegración de Hamás, que acorte ese plazo? 'No se ha dicho nada de los siete días; nadie ha sacado ese tema. Estamos en una lucha a vida o muerte, y nunca negociaremos bajo la presión del fuego y la sangre. Aunque deseamos la paz, no puede haber negociaciones a no ser que se desmantelen las organizaciones terroristas y se detenga y encarcele a sus líderes'.

En su conversación, que según recalcó Sharon dos veces fue 'amistosa', el presidente Bush informó al primer ministro israelí sobre la guerra en Afganistán. Sharon, con las dotes de un soldado veterano para apreciar el terreno, parecía verdaderamente impresionado por la familiaridad de Bush con los detalles de la campaña aérea y terrestre para encontrar y destruir a Al Qaeda. 'Mostró un valiente liderazgo al entablar esta guerra total contra uno de los centros del terrorismo. Tengo claro que está decidido a ganar'. La determinación es evidentemente un valor básico para este israelí.

¿Qué sucederá a continuación? ' Tomaremos las medidas necesarias para garantizar la vida de nuestros ciudadanos. En el pasado', reconoció, 'no hemos hecho lo suficiente porque deseábamos la paz. Yo instaré al Gobierno a tomar medidas más amplias y duras para detener a los terroristas'.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

¿Qué me dice de la idea de construir un muro que separe a israelíes de palestinos? 'No. Un muro se puede cruzar. Y no vamos a capturar la Zona A', el territorio que ahora controlan los palestinos.

¿Puede Israel hacer la paz con Yasir Arafat? 'Arafat sigue una estrategia de terror. Ha reunido una coalición de terroristas: la Yihad Islámica, Hamás, Hezbolá, la policía palestina, su propia guardia presidencial'. Sharon no considera a Arafat un socio por la paz acosado por elementos radicales que no pueda controlar. 'Ahora están todos juntos, actuando para llevar a cabo una estrategia de terror. Arafat les proporciona ayuda, respaldo, refugio y dinero'.

Parece que la única manera de evitar una guerra total entre palestinos e israelíes -una guerra en la que la coalición terrorista contra Israel sufra el mismo destino que los talibanes afganos- sea esperar el resultado de la necesaria guerra civil entre palestinos. Si Arafat o su sucesor quiere separar a los palestinos no terroristas de la coalición que está en guerra contra Israel, que primero utilice su formidable ejército para imponer disciplina en su propio seno y después para aplastar a Hamás y al resto de la coalición terrorista. Si ganan los palestinos no terroristas, EE UU puede facilitar las negociaciones de paz; si pierden ante el intento terrorista de provocar la guerra, Israel mantendrá esa guerra hasta conseguir un seguridad permanente para sus ciudadanos y, como vencedor, establecer los términos de paz.

Ningún país o grupo internacional puede ser un mediador honrado entre una democracia atacada y una coalición terrorista en marcha. Hace mucho tiempo que pasó la hora de esa 'imparcialidad' mal encaminada de EE UU. Ha llegado el momento de que los palestinos decidan su propio destino: antiterrorismo y un Estado propio pacífico o terrorismo y derrota.

Mientras partía hacia su país, Sharon hizo esta declaración final a una nación que comparte sus valores democráticos y que, como Israel, comparte la agonía de que sus civiles sean objetivos de terroristas suicidas. 'Ustedes, en Estados Unidos, están en guerra contra el terrorismo. En Israel estamos en guerra contra el terrorismo. Es la misma guerra'.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS