Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los delegados afganos pactan en Bonn un Gobierno provisional sin talibanes

Los representantes afganos se comprometen a formar esta semana un Gabinete

La conferencia sobre el futuro de Afganistán comenzó ayer en un inesperado ambiente de optimismo y consenso sobre la necesidad de poner en marcha cuanto antes un periodo de transición política. Los delegados de las cuatro facciones afganas reunidas en Bonn expresaron su apoyo al plan propuesto con ese objetivo por Naciones Unidas y se comprometieron a formar esta misma semana un Gobierno sin talibanes, en el que estén representadas todas las etnias del país. La ONU, organizadora de la reunión, pretende que la transición afgana concluya dentro de dos años y medio con la convocatoria de elecciones libres. Todo fueron buenas palabras ayer en la ciudad alemana.

Durante la sesión de apertura de la conferencia, que se celebra en una lujosa residencia a orillas del Rhin, todas las partes implicadas aseguraron haber aprendido de los errores del pasado y coincidieron en que ésta es una oportunidad histórica para reconstruir juntos un país destrozado por 25 años de guerra. También todos coincidieron en condenar los atentados del 11 de septiembre y prometieron respetar los derechos humanos, incluyendo los de las mujeres afganas.

La Alianza del Norte, que expulsó a los talibanes de Kabul hace dos semanas y acudió a Bonn en una clara posición de fuerza, reiteró ayer su disposición a gobernar en coalición con los demás grupos. 'Sería un deshonor monopolizar el poder. Será un honor seguir el plan de la ONU para reconstruir Afganistán', dijo el jefe de la delegación de la Alianza, Yunus Quanuni.

El líder pastún Ahmed Karzai, que negocia la rendición de los talibanes en la zona de Kandahar, se dirigió por teléfono a los asistentes a la conferencia desde el sur de Afganistán. Según el portavoz de la ONU, Ahmad Fawzi, las palabras de Karzai reflejan fielmente el ambiente que se vivió ayer en la mesa de negociaciones. 'Somos una nación, una cultura. Estamos unidos, no divididos, y todos creemos que el islam es una religión de tolerancia, así que podemos vivir en un ambiente de hermandad y respeto mutuo. Esta reunión es el camino a la salvación', afirmó Karzai, uno de los líderes pastunes más influyentes, que no pudo asistir a la reunión de Bonn por hallarse cerca del frente de batalla.

Naciones Unidas tiene prisa

La ONU tiene prisa. La guerra contra los talibanes ha ido mucho más rápida que la diplomacia y por eso quiere que esta misma semana se firme un acuerdo para formar un Gobierno de transición con representación de los principales grupos étnicos afganos: pastunes, tayikos, hazaras y uzbekos. 'El tiempo es muy importante. No queremos meterles prisa, pero la situación sobre el terreno cambia tan vertiginosamente que necesitamos una administración provisional tan pronto como sea posible', declaró Ahmad Fawzi.

Los delegados afganos, explicó el portavoz de la ONU, han expresado su deseo de no estar más de cinco días en Bonn. Para que la transición tenga éxito, dijo Fawzi, será esencial que los vecinos de Afganistán respeten su soberanía como país y se mantengan al margen de los conflictos internos.

Fawzi aseguró que todas las partes han aceptado ya las líneas maestras de la transición propuestas por la ONU y que los detalles se negociarán en los próximos días. Según el plan, la transición durará unos dos años y medio. Al final del periodo habrá elecciones.

- 1. De Bonn debe salir esta semana la formación de un Gobierno provisional compuesto por dirigentes de las principales comunidades étnicas. La ONU pretende que el Gabinete tenga unos 25 miembros y sea presidido por una personalidad de prestigio reconocido como símbolo de la unidad nacional. El ex rey Mohamed Zahir Shah, exiliado en Roma, puede ser quien ocupe el puesto, pero la decisión final no está todavía tomada.

- 2. En un plazo de tres a seis meses, probablemente en marzo próximo, se convocará una Loya Jirga (asamblea tradicional) de emergencia para elegir un Consejo Nacional Transitorio. 'El Consejo será más numeroso que el Gabinete y funcionará como una especie de Parlamento', explicó Fawzi.

- 3. Durante los dos años siguientes se redactará una Constitución. El Gabinete provisional deberá elaborar una serie de propuestas para garantizar la seguridad en el país, que deberán ser refrendadas por el Consejo Nacional.

- 4. Al concluir el periodo transitorio se convocará una segunda Loya Jirga para dar el visto bueno a la nueva Constitución.

- 5. Convocatoria de elecciones. La sensación en Bonn es que la reunión concluirá esta semana con un acuerdo. Más difícil será aplicarlo, especialmente en un país todavía en guerra que está más acostumbrado al enfrentamiento que al diálogo. Las decisiones adoptadas deberán ser refrendadas por los líderes de las distintas facciones en Afganistán, algunos de ellos señores de la guerra.

La ONU quiere que no se repitan los sucesos de 1992, cuando, tras la retirada de las tropas soviéticas, las distintas facciones afganas dejaron el país en ruinas con sus luchas internas y allanaron el camino a los talibanes. El enviado especial de la ONU en Afganistán, Lakhdar Brahimi, principal impulsor de la reunión, leyó en la sesión inaugural un mensaje del secretario general, Kofi Annan, en el que éste pidió a los delegados 'valentía y capacidad de liderazgo' para dejar de lado sus propios intereses y buscar un futuro mejor para todos los afganos. 'Esperemos que la historia recuerde este día como el comienzo de una nueva era para Afganistán; una nueva era de paz, armonía, buenas relaciones con sus vecinos y prosperidad para todos en un Estado de derecho'.

El ministro alemán de Asuntos Exteriores, Joscka Fischer, anfitrión de la reunión, actuó como portavoz de la comunidad internacional y exigió a los delegados afganos que aprovechen una oportunidad única para reconstruir su país. 'La responsabilidad es de ustedes. Nadie puede asumirla en su lugar. Les pido que lleguen a un compromiso histórico que traiga un futuro mejor a su país y a su gente'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 28 de noviembre de 2001