Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Karzai visita en Roma al ex rey Zahir para estudiar su regreso

El jefe del Gobierno provisional afgano dice que las fuerzas antitalibanes están bajo control

Hamid Karzai, presidente del Gobierno provisional afgano, se entrevistó ayer en Roma con su compatriota el ex rey Mohamed Zahir Shah, para estudiar las condiciones de su regreso a Kabul y explicarle la situación actual en el país. "El rey es bienvenido en cualquier momento", dijo Karzai, después de la entrevista. "Zahir no pretende regresar con ningún cargo oficial sino como un afgano más. Más adelante le tocará al pueblo afgano decidir", añadió.

El jefe de la Administración interina, que comenzará a funcionar el 22 de diciembre, necesita la bendición del ex monarca, perteneciente como él a la etnia pastún, mayoritaria en Afganistán, para limar las últimas asperezas internas en el Gobierno multiétnico surgido de la Conferencia de Bonn. Fuentes del entorno del ex rey precisaron que Zahir Shah mantiene una relación "paternal" con Karzai.

El jefe del Gobierno interino afgano declaró ayer en referencia a la Alianza del Norte que las facciones rivales antitalibanes deben prepararse a trabajar para un único Ministerio de Defensa. "Todos forman parte de Afganistán. Tenemos un Ministerio de Defensa y todas las fuerzas en el país deberán al final colocarse a las órdenes de este ministerio", dijo. La prioridad absoluta del nuevo Gobierno afgano "será la lucha contrá el terrorismo y la estabilización política y económica", declaró Karzai, que reclamó una vez más la ayuda de las potencias occidentales para salir del túnel en el que se encuentra atrapado el país.

La visita de Karzai a Roma, a pocos días de la formación oficial del Gobierno, demuestra la importancia formal pero también táctica que el nuevo dirigente afgano le otorga a la figura de Zahir Shah, respetada por todos los clanes pastunes. El ex rey, que acaba de cumplir 87 años, será el encargado de presidir la Loya Jirga, o asamblea de notables, que elegirá al Gobierno afgano de transición que deberá conducir el país a unas elecciones generales al final de este plazo. La etapa que tendrá que cubrir la Administración interina que dirige Karzai es la más difícil y trabajosa por las profundas diferencias que existen entre las distintas etnias que acaban de derrotar al Gobierno de los talibanes.

Todo apunta a que el nuevo dirigente político afgano, un viejo amigo del monarca (su abuelo presidió el Consejó Nacional afgano hasta el golpe de Estado que derribó a Zahir en 1973) propondrá al rey acelerar su regreso a Kabul previsto inicialmente para el 21 de marzo. Antes de trasladarse a la residencia del ex rey, Karzai se entrevistó brevemente con el primer ministro, Silvio Berlusconi.

Karzai, de 46 años, se dijo seguro de contar desde el momento de la instauración del nuevo Gobierno, el próximo sábado, con una fuerza de paz internacional en el territorio afgano. Berlusconi confirmó a su huésped que los países europeos están dispuestos a enviar el primer contingente de tropas de paz a Afganistán. El número de soldados que se baraja es de 4.000. El primer ministro italiano, dueño del principal grupo de televisión privada en el país, dijo que Italia se ha comprometido a contribuir a la reconstrucción de Afganistán y colaborará en la instalación de una emisora de televisión en Kabul "para difundir los principios de la democracia".

A los periodistas que le preguntaron si su Gobierno está dispuesto a prohibir el burka, la túnica larga que cubre por completo a la mujer afgana, Karzai respondió que se propone dejar libertad total al respecto. "Prohibirlo sería una imposición", declaró. Karzai regresará hoy a Kabul después de entrevistarse con el ministro italiano de Exteriores, Renato Ruggiero.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 19 de diciembre de 2001