Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
21ª EDICIÓN DE LOS PREMIOS PRÍNCIPE DE ASTURIAS

George Steiner y Doris Lessing se muestran escépticos y críticos ante el mundo que viene

Don Felipe preside hoy la entrega de los Premios Príncipe de Asturias en Oviedo

No podía ser de otra manera. Tanto el prestigioso teórico de la literatura George Steiner (París, 1929), estadounidense de origen polaco, como la reconocida escritora británica Doris Lessing, que nació en Irán en 1919, fueron acosados ayer por los periodistas sobre las consecuencias de los atentados en Estados Unidos. Con sus opiniones provocaron un intenso debate en las conferencias de prensa que ofrecieron como prólogo a la 21ª edición de los Premios Príncipe de Asturias, que recibirán esta tarde. 'Creo que no existe ninguna receta para que podamos dormir bien por la noche', dijo Lessing. 'Nadie tiene el monopolio de la tolerancia humana', añadió Steiner.No podía ser de otra manera. Tanto el prestigioso teórico de la literatura George Steiner (París, 1929), estadounidense de origen polaco, como la reconocida escritora británica Doris Lessing, que nació en Irán en 1919, fueron acosados ayer por los periodistas sobre las consecuencias de los atentados en Estados Unidos. Con sus opiniones provocaron un intenso debate en las conferencias de prensa que ofrecieron como prólogo a la 21ª edición de los Premios Príncipe de Asturias, que recibirán esta tarde. 'Creo que no existe ninguna receta para que podamos dormir bien por la noche', dijo Lessing. 'Nadie tiene el monopolio de la tolerancia humana', añadió Steiner.

Doris Lessing, vestida con falda y chaqueta en tonos azules, con zapatos rojo oscuro y, como siempre, con el pelo recogido en un moño, entró en la sala de conferencias del hotel Reconquista de Oviedo erguida y ágil. George Steiner llegó con una pipa en la mano que no utilizó. Pidió perdón por no hablar español y dijo que él era un estudioso y, casi enfadado, rogó que no se le hicieran preguntas políticas. Pero una y otro empezaron y acabaron hablando del tema que a todos preocupa: cómo será el mundo después de los atentados terroristas contra Estados Unidos y de la guerra contra Afganistán.

Prácticamente, la primera pregunta que se le hizo a Lessing fue qué opinaba ella -británica y conocedora del colonialismo, del que ha hablado en muchas de sus novelas- de la reacción del presidente estadounidense, George Bush, a los atentados del 11 de septiembre. 'Se comportó como un americano típico, no sanguinario. Otra cosa es cómo se ha tratado el asunto'. 'Yo no soy política', dijo la mujer que militó en el comunismo. 'Pero sé que hay grandes naciones musulmanas que han criticado los bombardeos contra Afganistán, pero que no quieren a los talibanes. Me pregunto si no sería posible deshacerse de ellos sin tener que bombardear a uno de los países más pobres del mundo, un país que ha sufrido muchas guerras. Estados Unidos no está acostumbrado a recibir bombas. En el Reino Unido y en España sabemos lo que es el terrorismo, la sangre. Tengo muchas dudas de que este asunto se haya manejado de la mejor manera posible'.

'Cuando Estados Unidos dice que va a deshacerse de los talibanes, probablemente lo hará. Pero cuando lo dice de Bin Laden, me sorprendería. En cuanto a deshacerse del terrorismo internacional, están soñando. Eso creo que no es posible', añadió la escritora. Ve el futuro muy complicado. 'Creo que no existe ninguna receta para que podamos dormir bien por la noche'.

Apenas una hora después llegó Steiner, con una sonrisa que le fue desapareciendo a medida que se sucedían las preguntas. ¿Se puede confiar en la humanidad? 'No tenemos otra elección, señoras y señores', empezó solemne. 'Los acontecimientos del 11 de septiembre son un único ejemplo de una historia muy larga, de inhumanidad y barbarie'. No le cabe duda al filósofo de que los esos atentados impresionaron al mundo, pero recordó otros: '60.000 personas que fueron quemadas vivas en Hamburgo (Alemania) en los grandes bombardeos. Un millón de personas, objeto de masacres en la guerra de Ruanda, y aproximadamente medio millón murieron durante la guerra civil de Indonesia'. La novedad respecto a estas guerras es cómo se están mostrando al mundo, a juicio de Steiner. 'La atrocidad de Nueva York es tan especial porque los medios de comunicación nos lo mostraron como nunca se habían mostrado hasta ahora este tipo de desastres. Casi no conocemos nada sobre lo que ocurre en Afganistán y los medios de comunicación están creando sus propias realidades, y estas realidades puede que no siempre estén conectadas con los hechos reales'. 'Nunca ha habido un momento en la humanidad con más información y menos conocimiento', señaló.

El club de la HistoriaSin embargo, lo más triste de esa tragedia para el escritor y filósofo, que negó ser un político, es el siguiente: 'Los EE UU de América en este momento es uno de nosotros, se ha unido al club de la Historia'. Y una y otra vez volvía a rememorar otros terrorismos, que tocan a otros países para afirmar rotundamente que 'nadie tiene el monopolio de la tolerancia humana'. 'Quizás deberíamos hablar también de la violencia que se vive en una parte de este país, España, o en el norte de Irlanda o en Bolivia y Venezuela. Y en ningún caso está implicado el islam'.

Tanto Doris Lessing como George Steiner hubieran podido seguir hablando horas y horas. La escritora dijo a modo de conclusión: 'De la historia reciente y de la de los últimos 100 años podríamos estar hablando una semana como mínimo, pero en este contexto esto es lo único que podemos hacer'. Son esperados con expectación los discursos que ambos pronunciarán hoy en el Teatro Campoamor.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 26 de octubre de 2001