Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

2,5 millones de personas visitaron la Feria del Libro, un 10% menos que en 2000

Un año de transición, de cambio tranquilo, marcado por la reducción del número de casetas, su organización en cuatro bloques y la eliminación de las listas. Una edición muy afectada por el calor, que ha mermado el número de visitantes y, por consiguiente, el de ventas. Ése es el balance de la última Feria del Libro de Madrid, presentado ayer por sus responsables, Antonio Albarrán y Fernando Valverde.

La cifra de visitantes, tomada de la Policía Municipal, alcanza las 2.500.000 personas, frente a los 2.790.000 asistentes de 2000. En cuanto a ventas, los datos recogidos aleatoriamente en las casetas -menos fiables por tanto que los de asistencia- dan un total de 1.210 millones de pesetas. El año pasado, los libreros declararon haber vendido por valor de 1.390 millones.

Albarrán, director de la feria, achacó los descensos de ambas cifras al calor, a un mayor control de las mismas y a la reducción en 80 casetas respecto a la última edición. La intención de los responsables de la feria, institución en la que participan el Ayuntamiento, la Comunidad y el Ministerio de Cultura, es seguir reduciendo el número de quioscos en años venideros, dentro de 'un proceso que no sea traumático', pero sí riguroso, 'buscando mayor calidad, fondos de catálogos más especializados y variados y un recorrido más fácil, que permita al público acceder a aquellos temas en los que está más interesado', dijo Albarrán.

La feria ha decidido dar continuidad a iniciativas como la del Café Literario, que el año próximo funcionará de manera permanente todos los días de siete de la tarde a diez de la noche, y el fin de semana a jornada completa. Albarrán anunció que el Ayuntamiento canalizará el Paseo de Coches, lo que permitirá poner más aseos e instalar un sistema de fibra óptica para informatizar el recinto.

Mientras, 25 autores dieron a conocer un manifiesto de siete puntos en el que saludan los cambios de este año y reclaman más espacio para la lectura y para encontrarse con los lectores fuera de las casetas. Firman, entre otros, Luis Landero, Álvaro Pombo, Soledad Puértolas, Raúl del Pozo y Rosa Montero.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 12 de junio de 2001