Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
60ª FERIA DEL LIBRO DE MADRID

Mario Vargas Llosa recibe el Premio de los Lectores de las librerías Crisol por 'La fiesta del Chivo'

Es lógico que Mario Vargas Llosa esté contento. Su novela La fiesta del Chivo (Alfaguara) sumó ayer el IV Premio de los Lectores de la cadena de librerías Crisol al primer Premio al Libro del Año que le dieron el sábado los libreros de Madrid. Además, la novela ha vendido 300.000 ejemplares en su primer año de vida y acaba de salir una primera edición en bolsillo de 80.000 ejemplares.

Tras recibir la estatuilla conmemorativa de manos de uno de los lectores que le votaron, Vargas Llosa recordó un título de su amigo el escritor peruano Alfredo Bryce Echenique, La felicidad, ja, ja, para expresar cómo se siente estos días con tanto reconocimiento. Grande hasta cuando se equivoca, la alegría llevó a Vargas Llosa al error genial de rebautizar su novela sobre el dictador dominicano Leonidas Trujillo como 'La fiesta del libro'.

'Para todo escritor la máxima aspiración, lo reconozca o no, es llegar a los lectores', declaró el autor, quien se confesó 'conmovido y abrumado' por recibir un galardón que conceden directamente los lectores. 'El encuentro feliz entre el autor y los lectores es lo que da vida al libro y lo que hace que su existencia sea prolongada o corta', añadió.

El escritor aprovechó la presencia en el acto del embajador en España de la República Dominicana, José Augusto Vega Imbert, para elogiar la amabilidad de los dominicanos que le ayudaron durante los años que tardó en construir La fiesta del Chivo. 'Esta novela significó llegar muy cerca de un pueblo maravilloso', afirmó, y extendió su agradecimiento con ironía 'al propio Trujillo'. 'Sin el cual jamás hubiera concebido una novela así', dijo.

A la salida del acto decenas de lectores esperaban al escritor frente a la caseta de Crisol para que les firmara ejemplares de sus libros. Su trajín en la feria concluyó por la tarde, encargado de colocar en la puerta de Alcalá el último libro de los que recogió la Unesco para enviar a Centroamérica y Colombia.

La fiesta del Chivo, novela con la que Vargas Llosa cerró el siglo pasado, sucede en las preferencias de los lectores de Crisol a Plenilunio (premiada en 1997), de Antonio Muñoz Molina, El Hereje, de Miguel Delibes (1998) y Las cenizas de Ángela, de Frank McCourt (1999).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 11 de junio de 2001