Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Teresa Pàmies, premio de las Letras Catalanas

La escritora es la segunda mujer que logra el galardón en sus 33 años de historia

'Tengo la pretensión de haber sido una cronista eficaz de mi tiempo'. Teresa Pàmies (Balaguer, Lleida, 1919) se refirió así a su extensa obra momentos antes de recibir ayer el Premi d'Honor de les Lletres Catalanes. El galardón, la máxima distinción de las letras en lengua catalana, sólo ha recaído en dos mujeres a lo largo de más de 30 años de andadura. La primera en obtenerlo fue Mercè Rodoreda en 1980.

Teresa Pàmies Bertran recibió el galardón que otorga anualmente Òmnium Cultural, dotado con 10.000 euros (1,6 millones de pesetas), en un acto celebrado en el Palau de la Música de Barcelona. Momentos antes tuvo tiempo para hablar de su larga trayectoria y de una obra que ha estado marcada por un alto carácter testimonial y en la que la vivencia personal siempre ha sido reflejo de la colectiva.

'Sin ningún tipo de reserva', Pàmies calificó de 'gran motivo de satisfacción' el hecho de recibir un premio 'que significa tanto para la sociedad catalana'. No obstante, la escritora señaló que en tiempos había sido 'crítica con algunos veredictos y olvidos'. Así, recordó a dos de los grandes escritores catalanes que no constan en la ya larga lista del Premio de Honor, como el poeta Josep Carner y el prosista Josep Pla. Asimismo, celebró haber entrado en un club en el que se encuentra Pere Calders, con quien compartió exilio. Acerca del hecho de ser la segunda mujer en figurar en el palmarés del galardón, dijo: 'Es una lástima que no haya más mujeres. Es una correlación un poco injusta, pero no creo que sea premeditado. Nuestra sociedad es así'.

'Hay escritores, algunos muy buenos, que han escrito sin haber vivido. Otros, primero han vivido y luego han escrito. Finalmente, los hay, como Teresa Pàmies, que han hecho las dos cosas a la vez', afirmó Jordi Sarsanedas, miembro del jurado. La misma Pàmies se refirió a ello: 'Como la mayoría de escritores, mi obra ha sido motivada por mi experiencia vital. En el caso de mi generación, se trata de una guerra, un exilio y un retorno al país antes de que los vencedores de la guerra fueran ahuyentados del poder'.

Pàmies, que obtuvo el Premio Josep Pla en 1970 por Testament a Praga (Testamento en Praga), regresó a Cataluña en 1971 después de largos años en el exilio, en los que vivió en la República Dominicana, Cuba, México; Checoslovaquia, donde fue redactora de las emisiones en catalán y castellano de Radio Praga, y Francia, desde donde colaboró con revistas como Serra d'Or y Oriflama.

Hija del dirigente marxista Tomàs Pàmies y casada con el ex secretario general del Partido Socialista Unificado de Cataluña (PSUC) Gregorio López Raimundo, Teresa Pàmies, de formación autodidacta, se inició en la escritura a raíz de su compromiso político con las Juventudes del mismo PSUC. 'Las Juventudes se quedaron sin chicos porque tenían que ir al frente. Las chicas les sustituimos en la redacción de nuestra revista', recordó. 'Entonces descubrí el gusto por describir todo aquello que veía. Cuando ahora lo releo, me sorprendo de haber tenido un punto de vista tan maduro. Pero lo cierto es que la guerra nos hizo madurar muy rápidamente'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 1 de junio de 2001