Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

La flota se ahoga en tierra

El sector pesquero de Barbate afronta su liquidación tras el fracaso de la negociación con Marruecos

El sector pesquero de Barbate está preparado para lo peor tras el fracaso de la negociación pesquera de la Unión Europea (UE) con Marruecos. La flota barbateña -35 barcos de cerco, con 698 hombres de tripulación- no flota desde hace 16 meses: el mayor periodo de espera que ha padecido. La duda generalizada es si volverá a flotar. El fracaso -'histórico', según lo calificó la Junta- de la negociación con el país norteafricano enfrenta a Barbate (22.000 habitantes) con su futuro más incierto. Durante 16 meses, las traíñas barbateñas han encallecido en tierra, aguardando noticias.

Los pescadores y los armadores han soportado la inactividad cobrando subvenciones: 151.500 pesetas mensuales para los marineros y cantidades porcentuales para los dueños de los barcos, según el tonelaje del buque. El sector auxiliar aguantó, primero, estoicamente; después, poniendo en marcha las aspas de la regulación de empleo. El próximo martes los carteles de saldo se colocarán en las puertas de las industrias: ése es el plazo. De estas industrias auxiliares dependen 3.500 familias (cinco por cada una que está en el mar).

Si tras la reunión que mantenga el sector con el presidente de la Junta, Manuel Chaves, ese día no salen propuestas concretas y soluciones inmediatas, los cierres anticiparán el adiós a la actividad pesquera. La primera compañía en echar el candado será la Organización de Productores de Pesca (OPP37), que gestiona la lonja pesquera y la fábrica de hielo. 'El martes podemos entregar las llaves a la empresa pública de puertos, indemnizaremos lo mejor posible a los empleados, y se acabó', dice Cristóbal Cid, presidente de la firma.

La fábrica de hielo producía y vendía 1.200 toneladas de nieve al mes. Ahora, se vende por kilos. Proporcionaba diez empleos fijos, de los que quedan dos, 'y no se pueden mantener', sostiene Cid. En la lonja el panorama no es mejor: de 17 trabajadores se ha pasado a uno, que está en regulación de empleo. En este recinto se vendían hasta 4.000 millones de pesetas al año en pescado, según los datos de 1999. El ejercicio de 2000 se cerró con una venta anual de 60 millones de pesetas.

A la lonja y al hielo les sucede lo mismo que a Barbate: que sólo existen por y para la pesca en los caladeros marroquíes, donde su flota ha faenado tradicionalmente. Su puerto enfila las aguas marroquíes, sus barcos están construidos y pensados para ese trayecto justo, pues son demasiado grandes para pescar en el Golfo de Cádiz y muy pequeños para enfilar alguno de los caladeros alternativos que propone el Ministerio de Pesca, ya sean Angola, Mauritania o Senegal.

Los comercializadores que distribuyen el pescado de Barbate en las grandes superficies de venta de toda España y los exportadores no tienen materia para vender ni para exportar. Los transportistas tampoco tienen qué transportar. La hostelería y el pequeño y mediano comercio de la localidad también se resiente.

En las dos fábricas de cajas de madera para el pescado las máquinas están paradas. En 1999, las empresas de Salvador Estudillo y de Francisco Baro hicieron cada una 1,5 millones de envases de madera. El año pasado fabricaron menos de 10.000. En cada una de estas industrias trabajaban diez personas, que han sido relevadas por el dueño como único productor.

Encierro indefinido

La asamblea de pescadores de Barbate decidió ayer iniciar a partir del lunes un encierro indefinido para exigir que se vuelva a intentar una nueva negociación con Marruecos, informa Francisco José Román. El secretario provincial de pesca de CC OO en Cádiz, Juan Pedro Moreno, explicó que los trabajadores barbateños rechazan los planes alternativos que baraja el Gobierno, así como que la medida de protesta pretende poner de manifiesto que la población no se rinde. 'Este pueblo no se va a entregar tan fácilmente', dijo.

El consejero de Gobernación, Alfonso Perales, señaló ayer que Barbate 'no tiene ninguna posibilidad de supervivencia si no es mediante un convenio con Marruecos, todo lo que sea hablar de planes de reactivación económica es entretener y engañar a mucha gente'.

'En Barbate aún no nos creemos que esto nos haya podido ocurrir', se lamenta el alcalde de la localidad, Juan Manuel de Jesús (PP), quien al igual que su homólogo gallego de O Morrazo, le ha pedido al ministerio que inste a la Unión Europea a hacer un último esfuerzo negociador con Marruecos. Pero, a la vez, De Jesús piensa ya en la diversificación de las actividades económicas de la localidad, que dependerán en el futuro, fundamentalmente, del turismo. Una apuesta no exenta de riesgos inmediatos. 'Cualquier acción que hagamos y cualquier programa que apliquemos tardará años en tener efecto. ¿De qué va a vivir, mientras, la gente?', se pregunta el alcalde, que pide ayuda 'especial' para ese periodo transitorio.

Juan Manuel de Jesús informó ayer de que ha solicitado una entrevista con el embajador de Marruecos en España para que éste traslade a su Gboerno el interés de su pueblo por retomar las negociaciones sobre el convenio pesquero.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 1 de abril de 2001