Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Unesco aún espera salvar algo del patrimonio cultural afgano

París / Kabul

El director general de la Unesco, Koïchiro Matsuura, condenó ayer la destrucción de los Budas gigantes de Bamiyan, en Afganistán, y la calificó de 'crimen contra la cultura'. Tras recibir las últimas informaciones del enviado especial de la Unesco, Pierre Lafrance, Matsuura declaró: 'He conocido con consternación que la destrucción de los Budas estaba confirmada'. La cadena de televisión CNN difundió ayer una foto en color de la destrucción de los Budas que, según informó, fue tomada por un afgano. CNN no contó cómo pudo hacerse con la foto, que posee en exclusiva.

'Los talibán han cometido un crimen contra la cultura', señaló Matsuura. 'Es terrible asistir a la destrucción, calculada fríamente, de bienes culturales que formaban parte del patrimonio del pueblo afgano y de toda la humanidad. Los Budas de Bamiyan no figuraban en la lista de patrimonio mundial, pero hubieran merecido estar inscritos y su destrucción constituye un verdadero delito cultural', señaló Matsuura.

El director general de la Unesco lamentó que el régimen talibán no haya tenido en cuenta el clamor y la movilización mundial 'sin precedentes' ni la opinión de las más altas autoridades religiosas del islam. Matsuura insistió en que Lafrance continuará intentando preservar otras riquezas del patrimonio preislámico afgano y expresó su esperanza de que las acciones de los talibán no sirvan de pretexto para sucesos similares provocados por el fanatismo.

El ministro de Asuntos Exteriores del régimen islámico integrista de los talibán, Wakil Ahmed Muttawakel, había informado el domingo al secretario general de la ONU, Kofi Annan, en la capital paquistaní, de que el derribo de las dos estatuas de 55 y 36,5 metros de altura estaba prácticamente concluido. La destrucción probablemente se llevó a cabo entre el jueves y el sábado, tras una pausa de tres días por la fiesta del sacrificio, durante los cuales se sucedieron los contactos y las negociaciones.

Barbarie

La condena y el estupor internacionales por la destrucción de los Budas y el patrimonio cultural afgano continuaron ayer. El primer ministro de India, Atal Behari Vajpayee, calificó la voladura de los Budas de 'barbarie' y afirmó que en estos momentos 'es necesaria una estrategia para frenar la extensión del fundamentalismo'.

El ministro talibán de Información y Cultura, Quudratullah Jamal, despreció ayer a la delegación de la Organización de la Conferencia Islámica que llegó el domingo a Kandahar, al sur del país, para intentar que el mulá Mohamed Omar detenga la destrucción de las estatuas preislámicas en su país. El ministro afgano se preguntó: '¿Por qué estos religiosos musulmanes no fueron a India cuando fue destruida la mezquita de Babri [en 1991]?'. La Organización de la Conferencia Islámica envió una delegación a Afganistán para tratar de persuadir a los talibán de que no llevaran a cabo la destrucción de los Budas de Bamiyan.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 13 de marzo de 2001