Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El canon literario de ahora mismo

La Historia y crítica de la literatura española, dirigida por el catedrático Francisco Rico y editada por Crítica, acaba de publicar su último volumen, un suplemento que se atreve con el riesgo que implica incluir los nuevos nombres de la sociedad literaria, con fecha límite en el año 2000. Centrándose en los últimos 25 años, el citado volumen, preparado por Jordi Gracia, profesor de Literatura Española Contemporánea en la Universidad de Barcelona, incluye en novela nombres consagrados como Álvaro Pombo y Eduardo Mendoza, pero apuesta también por los más jóvenes, introduciendo estudios sobre Luis Magrinyà, Ignacio Martínez de Pisón o Ray Loriga."La idea de esta historia sigue siendo la misma que cuando apareció el primer volumen sobre la Edad Media, en 1980", explica Rico. "Se trataba de hacer una historia de la literatura ensamblando los fragmentos que la crítica más perspicaz ha dedicado a cada tema con una visión general del periodo y con unas pistas para profundizar. Llevamos ya nueve volúmenes y nueve suplementos, con lo que creo que hemos dado la obra de referencia más completa y al día".

Rico es consciente de que no es lo mismo estudiar el Siglo de Oro que la época más reciente. "Los tomos modernos de esta historia de la literatura son muy distintos", admite. "Sobre Garcilaso, por ejemplo, puedes elegir lo que dijeron Rafael Lapesa o Dámaso Alonso, pero con los autores más actuales la cosa cambia. Es más difícil, porque no hay una crítica asentada y tampoco disponemos de estudios en profundidad".

Jordi Gracia, consciente de que preparar este libro era en cierto modo un desafío, explica que se lo tomó también "como una competencia universitaria a la que no podía renunciar. El resultado es este libro, en el que se recogen 150 textos, de los que sólo 36 provienen de reseñas de prensa".

"Seguro que habrá errores en este tomo", apunta Rico, "pero los conoceremos dentro de 50 o 100 años. En los primeros tomos, el criterio se ha visto decantado con el paso del tiempo, pero ahora hay más riesgo. De todos modos, esta historia y crítica es un canon de la literatura española. Están desde Cantar del mío Cid y Garcilaso hasta García Montero. Por supuesto que lo que se dice de cada uno de los autores contemporáneos está sujeto a debate, pero creo que están los que son, básicamente. Este volumen no sólo recoge el canon, sino que filtra y propone".

Gracia asume un error de entrada, el de no haber incluido las literaturas llamadas autonómicas. "Ya lo digo en el prólogo", advierte, "porque creo que si hay algo destacable en la vida literaria española actual es el auge de estas literaturas, con autores como Monzó, Rivas o Atxaga". Por otra parte, Gracia insiste que en el largo capítulo titulado La vida cultural ha querido mostrar lo que envuelve a la sociedad literaria española de los últimos 25 años. "Se busca reflejar cómo es la literatura española de la democracia", dice.

Entre las propuestas de poesía se incluyen nombres como los de José María Fonollosa, Eloy Sánchez Rosillo, Jon Juaristi, Andrés Sánchez Robayna, Miguel d'Ors, Ana Rossetti, Luis García Montero, Felipe Benítez Reyes... "Algunos quizás lleguen a destiempo", comenta Gracia, "pero es que Fonollosa, por ejemplo, aunque ya esté muerto, se dio a conocer en los noventa. Quizás es la apuesta más arriesgada, pero había que recoger la impetuosidad de una voz lírica desafiante con todas las convenciones morales de su tiempo".

Gracia tiene especial interés en destacar, en el capítulo de prosa narrativa, a autores de dietarios o de autobiografías. "Me parece que éste es un capítulo indispensable de la literatura española actual. Nombres como los de Trapiello y Sánchez Ostiz en dietarios, o como el de Castilla del Pino en el apartado memorialista, son de primera fila".

"En poesía hay trescientos mil nombres", prosigue Rico, "pero es posiblemente donde hay más desconocimiento y falta de perspectiva. Ahora bien, debe haber una docena de poetas con obra publicada tan buenos como los mejores de la generación de los cuarenta, pero no tenemos ni idea. Nos los tienen que proponer. En el libro, sin embargo, hemos procurado reflejar la actualidad". En lo referente al ensayo puntualiza: "Está en un buen momento, porque el ensayo que se está haciendo ahora en España está muy inmerso en la vida, dando un fondo a las cuestiones que verdaderamente preocupan, desde el terrorismo hasta la bioética". Y Gracia añade que el ensayo ha dado grandes escritores últimamente, como Fernando Savater.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 19 de noviembre de 2000

Más información

  • El nuevo volumen de "Historia y Crítica de la Literatura Española" apuesta por los autores del año 2000