Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Novelas que parecen memorias

Comenta Francisco Rico que cada vez lee menos novelas, pero añade que está rodeado de jóvenes, como Jordi Gracia, que leen por él y le ayudan a seguir la actualidad literaria. "Cada vez me divierten menos las novelas", señala. "Ya decía Pla que quien lee novelas pasados los cuarenta es un tonto. A partir de cierta edad, nos gusta leer memorias, porque así uno se lee a sí mismo. Es curioso, sin embargo, que las novelas que ahora se escriben en España se parecen a las memorias, porque privilegian el punto de vista íntimo y personal". Entre los novelistas españoles actuales considera Rico que "los hay excelentes, como Javier Marías y Eduardo Mendoza, pasando por Álvaro Pombo, Antonio Muñoz Molina y Soledad Puértolas, que ya empiezan a ser autores consagrados y por encima del bien y del mal". "También hay jóvenes prometedores", añade, "como Martínez de Pisón, Ignacio Vidal-Folch, Javier Cercas, Marcos Giralt o Luis Magrinyà".

Preguntado por Pérez-Reverte, comenta el académico: "Aprecio mucho lo que hace con su capitán Alatriste. Tiene un gran interés para el lector, habla de un modo didáctico y pedagógico de la historia de España y gusta a gentes de muy distinto calibre. Son como los Episodios nacionales de Galdós, pero en el Siglo de Oro, escritos con una gran dignidad y sin pretensiones de novela experimental ni de obra con mensaje. Son el placer del relato puro. Creo que el fenómeno Pérez-Reverte es bueno para la literatura española. Que un español triunfe tira por fuerza de otros autores españoles".

En cuanto a Javier Marías, lo considera "un novelista insobornable, muy duro con el lector. Lo conduce por donde quiere y como quiere. Lo bueno es que el lector entra en el juego".

Al llegar a la generación de Mañas, Loriga y compañía, Rico se muestra más crítico. "Los chicos jóvenes que escriben sobre problemas de su generación y con el lenguaje de su generación creo que difícilmente sobrepasarán el estado actual", afirma.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 19 de noviembre de 2000