Primer Nobel para un autor chino

Elocuente silencio en China

Las autoridades y los medios de comunicación chinos respondieron ayer con el más absoluto silencio a la concesión del Premio Nobel de Literatura a Gao Xingjian, que abandonó su país natal hace 12 años y desde entonces ha residido en Francia. Ni la agencia oficial de noticias ni la televisión habían informado ayer por la tarde del galardón otorgado a Xingjian, primer autor chino premiado por la Academia Sueca.China mantiene unas relaciones tensas con el Comité Nobel desde que el Premio de la Paz fuera a parar en 1989 al Dalai Lama. Según diversos analistas, el año pasado China puso en guardia al Comité ante la posibilidad de que este mismo galardón recayera en los disidentes exiliados Wang Dan y Wei Jingsheng. "Si estas personas reciben el premio, será inaceptable tanto para el pueblo como para el Gobierno chinos y desacreditará el Premio de la Paz", advirtió entonces el ministro de Asuntos Exteriores.

Más información

El autor chino de lengua francesa radicado en Pekín Ya Ding, autor de El sorgho rojo, mostró ayer su satisfacción por el nuevo Nobel. "Yo lo había previsto desde hace años. El estilo de Gao se corresponde con los gustos del jurado. Es una buena noticia para los escritores chinos y un reconocimiento que demuestra que la lengua china no está olvidada", afirmó Ding.

Cultura milenaria

El portavoz de la Embajada de China en España, Ping Chen, declaró ayer que la concesión del premio es "una buena noticia para todos los chinos. Es muy importante este Nobel, porque supone un reconocimiento a la cultura milenaria china, a pesar de que se trate de un autor contemporáneo". Chen no quiso hacer ningún comentario sobre el perfil crítico de Xingjian hacia el régimen chino. El primer secretario de la Oficina Cultural de China en España, Gao Zenju, señaló que no ha leído ninguna obra de Xingjian, por lo que no podía enjuiciar el contenido de sus trabajos.El escritor Fernando Arrabal, afincado en París, aplaudió la decisión de la Academia Sueca y definió a Gao Xingjian como "un hombre muy valioso y valiente y con quien no han podido los tanques de la plaza de Tiananmen". "Gao es un dramaturgo muy interesante que forma parte de ese grupo de escritores chinos como Sehel Dalí y es muy valiente porque pertenece a un país de millones de personas, de mil millones de rinocerontes y él es una jirafa". "Se podría decir de él y de su obra que es el patriarca del genio de lo inútil y de lo científico. Es el hombre que sabe manejar mejor que nadie la imposibilidad de ser escritor, y lo demostró ante los tanques que le echaron de su país. Una vez me dijo que él escribía para esconderse y para mostrarse, y yo creo que se ha escondido siempre y se ha mostrado siempre también".

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 12 de octubre de 2000.

Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50