El Pacto del Agua prevé construir más de 40 embalses

Las reclamaciones pendientes de Aragón se resumen en el llamado Pacto del Agua, un documento de máximos suscrito por todos los grupos parlamentarios aragoneses en 1992, cuando comenzó a filtrarse que el Plan Hidrológico del Gobierno socialista, preveía entre otros un trasvase del río Ebro hacia el norte y sur del litoral mediterráneo. En la Diputación de Aragón gobernaban entonces aliados el PP y el Partido Aragonés. Sólo IU mostró reticencias a este pacto que han hecho suyo los gobiernos de Madrid.El documento recoge todas las infraestructuras hidráulicas reclamadas históricamente por la región. Prevé una reservas de agua del Ebro de cerca de 900 hectómetros cúbicos anuales y la realización de más de 40 embalses, algunos de ellos de gran tamaño, por un coste aproximado a los 400.000 millones de pesetas de 1992. Algunos de ellos se encuentran en proceso de ejecución; otros están siendo contestados por grupos ecologistas y las poblaciones pirenaicas forzadas a desplazarse cuando sus pueblos se inunden. El Pacto se compromete a restituirles la parte de sus tierras que resulten anegadas.

Más información
La reunión de Matas y el presidente de Aragón por el Plan Hidrológico agudiza sus diferencias

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS