Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fracasa el intento de los dictadores argentinos de huir de la justicia civil

Los ex comandantes de la dictadura militar Jorge Videla, Reynaldo Bignone, Emilio Massera, y otros seis jefes militares actualmente en prisión preventiva, acusados de aplicar un plan sistemático para apropiarse de los bebés nacidos en cautiverio, serán juzgados nuevamente en una audiencia oral y pública que comenzará entre marzo y junio del año próximo. El último intento de uno de sus abogados defensores para evitar que la justicia civil continúe con la investigación y el expediente pase a la jurisdicción militar, ha fracasado. El delito por el que van a ser juzgados no prescribe y no resulta afectado por las Leyes de Obediencia Debida, Punto Final, ni por los indultos decretados por el ex presidente Carlos Menem. La Corte Suprema de Justicia resolvió el problema de competencias y ordenó que el proceso se desarrolle en los tribunales federales.

Esta resolución de la Corte Suprema, favorable a la demanda de los familiares de las víctimas, contrasta con la decisión de la Cámara Federal de Córdoba, el tribunal de apelación, en uno de los llamados "juicios por la verdad histórica", en los que se investiga el destino de los cuerpos de 30 ciudadanos fusilados entre abril y octubre de 1976. La Cámara le ordenó a la jueza de instrucción que no lleve a juicio oral el proceso y que cierre el expediente con una resolución.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 4 de agosto de 2000