Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La UE da el primer paso para recuperar su patrimonio cinematográfico

Los ministros de Cultura de la Unión Europea (UE) dieron en Bruselas ayer el primer paso para recuperar de los archivos las obras cinematográficas ante el temor de que con las nuevas tecnologías se queden eternamente en el olvido. La Comisión Europea tendrá que elaborar un inventario del casi un millón de producciones en cine, desde largo metrajes a cortos y todo tipo de documentos visuales que se encuentran en las filmotecas, archivos, museos o en manos de particulares en los Estados miembros.El Consejo de ministros de Cultura adoptó ayer una resolución en la que presenta una serie de líneas directrices para recuperar, restaurar y conservar posteriormente el patrimonio cinematográfico en la UE, tanto producciones comunitarias como las realizadas en otros continentes. Para los Quince, los archivos cinematográficos representan "un vasto patrimonio representativo de la historia del cine".

Este patrimonio está integrado por cerca de un millón de obras, de todos los géneros y formas de metraje, todas ellas mezcladas, que representan una colección audiovisual que muestra la diversidad cultural europea y de extrema importancia a nivel mundial. Pero estos documentos históricos pueden quedar eternamente en los archivos hasta su desaparición por el avance de las nuevas tecnologías y los nuevos formatos con los que trabaja la industria audiovisual.

Pésima conservación

Para evitarlo, los Quince se comprometieron a colaborar para salvar el legado cinematográfico que existe actualmente en la UE, en muchos casos en pésimo estado de conservación. El primer paso consiste en que la Comisión Europea elabore un inventario de todos los documentos cinematográficos existentes. Después, los Estados miembros analizarán las necesidades de financiación para poner en marcha proyectos de restauración y de conservación de las obras.

La comisaria europea responsable de Cultura, Vivianne Reding, destacó la importancia de este primer paso dado por el Consejo de ministros: "Todos los Estados miembros se han comprometido a avanzar en una acción conjunta y coordinada". La iniciativa fue apoyada por los países con mayor memoria cinematográfica, especialmente por Italia, Francia y España. La oposición de los ingleses, alemanes, holandeses y suecos amenazó el acuerdo final, porque quieren que la conservación de este patrimonio sea competencia de cada país.

Aunque la resolución adoptada ayer en Bruselas no es vinculante, los Quince se comprometieron a activar el intercambio de experiencias para el desarrollo de líneas directrices en materia de restauración cinematográfica. También acordaron promover la puesta en marcha de bases de datos conectadas entre sí a través de las nuevas tecnologías. El objetivo es que las nuevas generaciones tengan acceso a esta forma de expresión artística, la más importante de los últimos cien años.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 17 de mayo de 2000