Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La UE enviará 800.000 toneladas de víveres para salvar a millones de etíopes

La primera Cumbre Euroafricana, que concluyó anoche en El Cairo con la firma de una declaración política y un plan de acción que resume la promesa de la Unión Europea (UE) de contribuir a eliminar la pobreza en África, ofreció al menos una decisión concreta: la UE enviará 800.000 toneladas de alimentos a Etiopía con el objetivo de evitar una nueva hambruna, según declaró el comisario de Desarrollo y Ayuda Humanitaria, Poul Nielson.

Este transporte preventivo y masivo de víveres se realiza a lo largo de este año y se efectuará desde Djibuti, según informó Nielson. Fuentes del Plan Alimentario Mundial de Naciones Unidas consideran que las necesidades -sólo en el caso etíope- superan las 250.000 toneladas a corto plazo, es decir, dos o tres meses. El número de personas castigadas por la sequía en este país africano es de 4,3 millones.La cifra de alimentos ofrecida por la UE es suficiente para el caso de Etiopía, según las ONG, pero no para la totalidad de la zona afectada, que incluye Somalia, Sudán, Eritrea, Uganda y Kenia. Las necesidades estimadas en la región superan los dos millones de toneladas para 16 millones de personas.

Poco antes, el ministro de Exteriores de Etiopía, Seyum Mesfin, tuvo una dramática intervención desde la tribuna de oradores. Mesfin se preguntó si la comunidad internacional estaba a la espera de ver los primeros esqueletos en sus pantallas de televisión antes de lanzarse a prevenir una nueva tragedia en África.

El objetivo de esta cumbre recién concluida es establecer una nueva dimensión estratégica en las relaciones entre la UE y África, alentar la cooperación regional africana y su integración en la economía mundial.

La cumbre de El Cairo tendrá al menos una segunda edición, en 2003, en Atenas, coincidiendo con la presidencia comunitaria griega, un pequeño triunfo para los africanos, que ven así equiparadas sus relaciones con la UE a las de Asia y América Latina.

"Después de este encuentro hay una mayor comprensión recíproca", declaró ayer el presidente francés, Jacques Chirac, quien al igual que otros líderes europeos, incluidos el alemán Gerhard Schröder y el español José María Aznar, no esperó hasta la finalización de la cumbre, clausurada por el presidente argelino, Abdelaziz Buteflika, el actual presidente del Consejo Europeo, el portugués António Guterres, y el responsable de Política Exterior y Seguridad Común de la UE, Javier Solana.

Los africanos consiguieron arrancar en El Cairo una mayor sensibilidad de los Quince en el problema de la deuda externa, al aceptar éstos que el asunto sea abordado con más profundidad en una reunión ministerial.

Entre los compromisos contraídos figura la meta ambiciosa de "reducir a la mitad la pobreza africana en el año 2015", contribuir a incrementar el flujo de inversiones europeas en África y facilitar el acceso al mercado europeo a los productos de los países más pobres.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 5 de abril de 2000

Más información

  • Etiopía denuncia la pasividad internacional