Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
MEDIO AMBIENTE

Marihuana en el monte Kenia

El monte Kenia, la montaña sagrada de los kikuyus y declarado patrimonio de la humanidad por la Unesco en 1997, está siendo destruido por la explotación ilegal de sus bosques, el cultivo de marihuana y prácticas agrícolas abrasivas.Un informe del Kenya Wildlife Service publicado este mes revela que han sido talados más de 14.600 árboles autóctonos, principalmente alcanfor, cedro y olivo tropical, y que ha sido destruida el 90% de la masa forestal en un área de 13.000 hectáreas. Además, más de 3.000 han sido limpiadas para cultivar miraá (marihuana).

Pedro Sánchez, director general del Centro Internacional de Investigación Agroforestal (ICRAF), destaca también la tala masiva de una especie nativa de la familia del ciruelo, la Prunus africanus. "De la corteza de este árbol se extrae una sustancia que sirve para tratar las enfermedades de la próstata, así que vienen compañías de Europa a cortar y llevarse los árboles. Pese a que es una especie protegida internacionalmente, la Prunus africanus está ahora en vías de extinción".

Sánchez integra estos problemas y los que sufre el lago Victoria en una lacra histórica de África, la pérdida de fertilidad del suelo y la consiguiente inseguridad alimentaria de su población. "La densidad demográfica en la zona es altísima, de 500 a 1.000 habitantes por kilómetro cuadrado, y como consecuencia de eso la fertilidad del suelo se ha agotado. Lo que a su vez provoca unas hambrunas terribles, que duran de tres a seis meses al año".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 21 de noviembre de 1999