Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bruselas se enfrenta a EE UU por las direcciones de Internet

Cada semana se producen 70.000 peticiones de nombres en la Red

La Comisión Europea abrió ayer una investigación sobre los acuerdos existentes entre la sociedad norteamericana Network Solutions Inc. (NSI) y las autoridades de Estados Unidos por las direcciones de Internet "de segundo nivel", es decir, las que terminan en .com, .org y .net, según anunció ayer la Comisión, que ha recibido denuncias de posible abuso de posición dominante por parte de la firma norteamericana.

El alcance de la investigación abierta por la Comisión Europea es el de determinar cuales son las consecuencias que para la Unión Europea (UE) pueden tener algunos acuerdos alcanzados en Estados Unidos para transformar el sistema de asignación de direcciones de Internet. El examen se centra en los acuerdos entre la firma Network Solutions Inc. (NSI) y cinco empresas candidatas a hacerse cargo de la asignación de direcciones o dominios de Internet "de segundo nivel" en el proceso de privatización de este tipo de actividades.Esa ordenación de las direcciones de Internet es de gran importancia dado el enorme volumen de peticiones de registro que llega desde todo el mundo, unas 70.000 cada semana.

El sistema de nombres de direcciones electrónicas permite a empresas y particulares disponer de una página y el acceso a ella por parte de cualquier usuario de la Red.

La asignación de direcciones de Internet ha funcionado en régimen de monopolio mundial desde Estados Unidos -lugar de origen de Internet-, donde la Corporación para la Asignación de Nombres y Números (ICANN), entidad privada y sin ánimo de lucro, sustituyó en 1998 al IANA, organismo estatal encargado de hacer llegar las comunicaciones en Internet a la dirección correcta.

Septiembre del 2000

La firma NSI, que hasta septiembre del 2000 cuenta con un acuerdo con el Gobierno estadounidense para actuar como responsable de la asignación de direcciones en Internet, tiene el encargo de proporcionar acceso al sistema de registro a cinco nuevas empresas especializadas.Pero los servicios de Competencia de la Comisión Europea han recibido denuncias en el sentido de que NSI ha llegado a acuerdos con las cinco empresas candidatas a la actividad de registro que podrían tener consecuencias para la libre competencia dentro de la Unión Europea. Bruselas duda de que se haya hecho lo posible por impedir que NSI llegue a tener un tratamiento privilegiado al final del proceso de privatización del sistema de control sobre las direcciones en la Red. La Comisión Europea critica también que esa empresa no tenga que someterse a las mismas condiciones de obtención de acreditación por parte de la ICANN que las demás firmas candidatas a prestar ese tipo de servicio.

Los servicios de la Comisión Europea también critican que se establezca una fianza de 100.000 dólares para los candidatos a entrar en esta actividad y asimismo se muestran en desacuerdo con las reglas que se ocuparán de la transferencia de direcciones de Internet entre empresas de registro competidoras entre sí.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 30 de julio de 1999