Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno catalán suspende el decreto de doblaje del cine hasta junio del 2000

A cinco días de la fecha en que debía entrar en vigor el decreto del cine que impone cuotas de catalán en el doblaje, el Gobierno de la Generalitat ha decidido suspenderlo durante casi un año. El Consell Executiu aprobó ayer su aplazamiento hasta el 1 de junio del año 2000. Ésta es la segunda vez que el Ejecutivo que encabeza Jordi Pujol retrasa la aplicación de la norma, que inicialmente estaba prevista para el pasado de 17 de marzo. La justificación en los dos casos es la misma: facilitar la negociación con las distribuidoras estadounidenses, las principales afectadas por el decreto.Las multinacionales del cine, también conocidas como majors, se opusieron desde un principio al decreto de la Generalitat, que obliga a doblar al catalán la mitad de las copias de las películas más taquilleras. Es decir, productos de Hollywood. En caso de incumplimiento, la norma prevé sanciones. La imposición y el temor a que la puesta en marcha de las cuotas de doblaje sentase un precedente en otros países con lenguas minoritarias levantó al sector de la distribución en contra del decreto.

En medio de la polémica, la normativa autonómica sufrió un primer revés. Fue en febrero cuando el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña dejó sin efecto la capacidad sancionadora, lo que desactivó el texto jurídico. Después de eso, la actitud del Departamento de Cultura de la Generalitat, que dirige Joan Maria Pujals, cambió. Y tanto el consejero como el propio Pujol empezaron a hablar de negociar con las distribuidoras norteamericanas la aplicación del decreto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 28 de julio de 1999