Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un fiscal estadounidense afirma que Pinochet aprobó en 1974 el asesinato del general Prats en Buenos Aires

El exdictador chileno Augusto Pinochet aprobó el atentado contra el general Carlos Prats, asesinado junto a su esposa en Buenos Aires en septiembre de 1974, según ha declarado Eugene Propper, el fiscal estadounidense que instruyó la causa del asesinato del canciller chileno Orlando Letelier en Washington.La investigación de este último caso permitió a Propper conocer detalles sobre la muerte del general Prats y de Sofía Cuthbert por la explosión de una bomba colocada debajo de su vehículo, según ha confirmado al diario argentino La Nación. "El Gobierno norteamericano nunca se ocupó del caso Prats, no tenía autoridad ni jurisdicción para hacerlo, pero durante la investigación del caso Letelier supimos cómo había sucedido", dice el fiscal. Y añade: "Contreras quería hacerlo y Pinochet lo aprobó". El general Manuel Contreras era el jefe máximo de la DINA (policía política de la dictadura), desde donde se planificaron los atentados contra Prats y Letelier. Por este último el antiguo colaborador de Pinochet cumple condena en la cárcel chilena de Punta Peuco, después de que el exdictador rechazara entregarlo a la Justicia norteamericana, que había pedido su extradición.

La juez María Servini de Cubría y el fiscal Jorge Álvarez Berlanda, ambos argentinos, que instruyen la causa por el asesinato del general Prats, viajaron recientemente a Washington, donde se entrevistaron con Propper.

El fiscal ha señalado que la justicia de Estados Unidos ha ofrecido a las autoridades argentinas información que podría ser de utilidad para la investigación del caso Prats. En su opinión, uno de los testigos clave es Michael Townley, un exagente de la DINA a quien la juez Servini de Cubría ha pedido interrogar. Townley, implicado en diversos casos de violaciones de derechos humanos durante la dictadura pinochetista, vive en Estados Unidos amparado en un programa de protección a testigos tras haber admitido su implicación en el asesinato de Letelier y haber colaborado con la justicia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 25 de mayo de 1999