Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
GUERRA EN YUGOSLAVIA La próxima fase

Italia y Grecia, principales vendedores

Italia y Grecia dieron ayer marcha atrás no sólo porque las denuncias de sus socios destacando la contradicción de bombardear refinerías con una mano y vender con la otra eran de una lógica abrumadora. También porque sus razones eran demasiado mezquinas, puramente de mercachifles: ambos países encabezan las exportaciones de carburante a Serbia.

El consumo interno de Yugoslavia fue en 1996 de 1,6 millones de toneladas, según datos de la Comisión Europea. De éstos, 1,1 millones fueron de producción propia, realizada en las dos refinerías ahora fuera de servicio debido a los bombardeos aliados. Por tanto, medio millón de toneladas fueron importadas. De esa cantidad, los Quince facilitaron 367.204 toneladas, esto es, algo más de un 73% del crudo y derivados comprados en el exterior por Belgrado.

Los países que más exportaron fueron Grecia, con 217.680 toneladas, lo que supone casi el 60% de las exportaciones de la Unión ese año; seguida de Italia, con 131.788 toneladas; de Austria, con 7.666, y de Francia, con 6.472. Con cantidades inferiores figuraban Alemania, el Benelux, y el Reino Unido. En 1997, último ejercicio del que hay cifras disponibles, Francia multiplicó sus ventas por diez. Y entre Grecia, que seguía de líder, Italia y Francia, representaron el 87% de las ventas europeas. Pero Francia fue la primera en proponer el embargo. La principal vía de suministro es la marítima, a través del puerto montenegrino de Bar. Le sigue la terrestre, a través de varios oleoductos (y en menor medida por carretera, dificultada por la destrucción de puentes).

La Alianza confirmó ayer que Hungría ha cerrado el oleoducto que conecta su territorio con Croacia, y que a través de ésta enlaza con Bosnia y con el territorio yugoslavo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 22 de abril de 1999