Las madres de mayo llaman al Papa "Judas" por apoyar a Pinochet

Las madres de Plaza de Mayo enviaron ayer una carta al Papa Juan Pablo II en la que le critican en durísimos términos las gestiones que El Vaticano realizó en favor del arrestado ex dictador chileno, general Augusto Pinochet. "Jesús fue crucificado y sus carnes fueron laceradas por los Judas que, como usted, hoy defienden asesinos", señala la carta de las madres de los desaparecidos argentinos, encabezadas por Hebe de Bonafini, que entregaran en la Nunciatura papal, en Buenos Aires.En la misiva recuerdan que se entrevistaron con el Pontífice en tres ocasiones pero que él "no impidió la masacre, no alzó su voz por nuestros miles de hijos en aquellos años de horror", en alusión a la última dictadura militar argentina, que gobernó entre 1976 y 1983. "Ninguna madre del Tercer Mundo que dio a luz un hijo que amó, amamantó y cuidó con amor y que después fue mutilado por la dictadura de Pinochet, Videla, Banzer, Stroessner va a aceptar, resignadamente, su pedido de clemencia", le dicen al Papa.

Las madres consideran "aberrante que desde su sillón de Papa en El Vaticano, sin conocer ni haber sufrido en su cuerpo la picana (tortura con corriente eléctrica), las mutilaciones, la violación se anime, en nombre de Jesucristo, a pedir clemencia para el asesino".

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS