Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

EE UU financiará la investigación con embriones humanos

Los cultivos de 'células madre' embrionarias estaban hasta ahora en manos privadas

El Gobierno federal de Estados Unidos financiará experimentos con "células indiferenciadas" de embriones humanos, hasta ahora prohibidos en instituciones públicas norteamericanas, lo que abre una nueva frontera en el tratamiento del parkinson, el alzheimer, la diabetes y otras muchas enfermedades. El anuncio, realizado el martes ante la Comisión Nacional de Bioética, suscitó inmediatas protestas por la potencial producción de embriones con propósitos exclusivamente científicos, pero al mismo tiempo fue aplaudida por los investigadores, que lo consideran un hito en la medicina.

"Es extraordinario. Acelerará las investigaciones en varios años" subrayó John Gearhart, científico de la Universidad Johns Hopkins de Baltimore, que durante el último año ha hecho experimentos, a partir de células de fetos abortados, financiados exclusivamente con fondos privados.Una ley aprobada por el Congreso prohíbe la financiación pública de los experimentos con embriones humanos, pero el Instituto Nacional de la Salud (NIH) ha dado ahora una nueva interpretación a esa legislación y ha concluido que las células cultivadas en el laboratorio "no constituyen en sí un embrión". Bajo ese precepto, la concesión de fondos estará condicionada a que los científicos públicos usen células obtenidas inicialmente de los embriones en laboratorios privados, según informó el martes el director del NIH, Harold Varmus, ante la Comisión Nacional de Bioética.

El NIH financia la mitad de la ciencia estadounidense, por lo que es previsible que el dinero público incremente enormemente el número de científicos que se puedan dedicar a este tipo de experimentos. Y que, con ello, el rumbo de la ciencia médica en ese campo sea ya imparable, a pesar de la oposición de algunos sectores sociales.

Quienes están a favor, aducen además que la financiación del Gobierno tiene la ventaja de estar sujeto al escrutinio público y, por tanto, ofrece más seguridad. La controversia se centra en los métodos de obtención de los embriones. Los científicos pueden extraer las células de fetos abortados, de embriones sobrantes en fecundaciones in vitro, o de embriones creados mediante técnicas de clonación. Luego las multiplican en el laboratorio y se pueden mantener así indefinidamente para usarlas en experimentos.

A lo largo del pasado año, varios investigadores en Estados Unidos lograron reproducirlas con éxito en laboratorios privados financiados por la empresa Geron, que en estos momentos es propietaria de las patentes. La comisión de bioética, nombrada por el presidente Bill Clinton, será quien, en conjunción con el NIH, elabore las regulaciones en los próximos meses.

Beneficios espectaculares

"Sabemos que éste es un terreno éticamente delicado, pero los beneficios para los seres humanos serán espectaculares", señaló Varmus. La comisión de bioética deberá todavía determinar si es aceptable usar técnicas de clonación como paso inicial del proceso, o permitir que las parejas vendan sus embriones.El anuncio levantó una oleada de críticas entre los grupos antiabortistas de EE UU, que lo califican como "moralmente inaceptable", porque el método requiere la destrucción de los embriones humanos, aunque estos sólo tienen unos días.

Uno de los congresistas que ha votado a favor de la destitución de Clinton, Chris Smith, llegó a decir ayer que es "una muestra de que el presidente trata a los seres humanos como objetos de su propiedad que se pueden manipular y destruir". Por su parte, Clinton hizo mención durante su discurso sobre el estado de la Unión a los avances científicos que se pueden lograr con estas técnicas, aunque no entró en el uso de fondos federales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 21 de enero de 1999