Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Tribuna:

Allende

Allende los mares ("hilos de un océano encendido", en palabras del chileno Neruda), allende los tiempos que fueron en el 73 golpe de Junta Militar contra el gobierno de la Unidad Popular, vuelven ahora a recordarse aquellas últimas palabras de Salvador (Allende): "La historia es nuestra; y la hacen los pueblos, y la sangre sube ("para que los volcanes preparen fuego cada día", también en adelanto poético-profético de Neruda) porque todavía hay causas pendientes con acusaciones de crímenes y otras barbaridades. Ahora vuelven aquellos anhelos de justicia de quien empeñó su palabra, en pleno bombardeo del golpe, fiel a "la lealtad del pueblo chileno". Lo dijo Allende, Salvador: "La historia los juzgará". Y los está juzgando. El general Pinochet, Augusto, vuelve a ser general, aunque lo sea a disgusto, encerrado en un hospital londinense, sin soldados y sin fuerzas. Vuelve a ser "aquel hombrecito que tiene una escobilla y trabaja en las peluquerías; que después del corte de pelo te persigue tratando de escobillarte, y no queda tranquilo hasta que no le das la propina". Así veía a Pinochet el que fue ministro de Allende, Orlando Letelier, tal y como lo cuenta su viuda en una película (Los muertos no callan) de las que se van a dar en un ciclo dedicado al golpe chileno dentro del XL Festival de Bilbao que empieza el lunes. Siete películas que recuerdan el pasado en presente, o el presente-pasado con palabras de futuro, en el corto ¡Compatriotas! Vuelve Pinochet. "Para que aprovechen la lección", según últimas palabras del presidente electo Allende, y para que, a través del ciclo apuntado, podamos oír y sentir el atropello a un pueblo con todo el sonido del ojo del cine: episodios siniestros de aquella dictadura, en películas como Cantata de Santa María de Iquique, premiada en Bilbao el 76; o El Santo Padre y la gloria, premiada en el 88. También el "canto porque canto y porque canto" de Neruda a través del cubano Santiago Álvarez (homenajeado en este Festival) con Víctor Jara y Violeta Parra en las voces y el Tigre Militar de protagonista: "El tigre saltó y mató (...), pero morirá, morirá".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 21 de noviembre de 1998