Lázaro Carreter asegura que el lenguaje oral en España está empeorando

Nueva edición de "El dardo en la palabra", del que se han vendido 170.000 ejemplares

La presentación, ayer, de una nueva edición de El dardo en la palabra (Galaxia Gutenberg), de Fernando Lázaro Carreter, se convirtió en un homenaje a la lengua. Francisco Ayala, Juan Cruz y Eduardo Haro Tecglen hablaron del momento que atraviesa el idioma. El autor del libro, del que se han vendido 170.000 ejemplares, aseguró "que el español es una partitura que se toca de distintas maneras, lo importante es que se mantenga la partitura".

La nueva edición, en versión más barata, de El dardo en la palabra, a un precio por debajo de las 2.000 pesetas, recoge 242 artículos publicados por Lázaro Carreter en distintos medios informativos sobre el uso del lenguaje. El presidente de Galaxia Gutenberg, Hans Meinke, aseguró que, dado el éxito de la primera edición, "habrá un lanzamiento del libro en el mercado americano". Fernando Lázaro Carreter (Zaragoza, 1923), director de la Real Academia Española desde 1991, pensaba cuando se publicó el volumen, hace poco más de un año, que El dardo en la palabra era "un libro para los convencidos". Nunca sospechó que un título de esas características acabaría convertido en un éxito de ventas. Sin embargo, dos hechos acabaron convenciéndole de lo contrario: el primero, descubrir que un taxista lo estaba leyendo, y el otro, encontrarse con un bañista que lo leía en una piscina. El espaldarazo final para El dardo en la palabra se lo dieron los críticos, al elegirlo como libro del año.Lázaro Carreter dijo que no se escribe mal en los medios de comunicación, aunque "hay de todo". "La lengua escrita en el periódico es mejor que la hablada; la impresión que da el lenguaje oral es que está empeorando", añadió, y propuso la unidad en los medios informativos para luchar contra el mal uso del idioma.

Lázaro Carreter defendió el artículo periodístico, al que comparó con el soneto en la poesía, "redondo y perfecto", aunque en el articulismo, dijo, hay "prosa prêt-à-porter y alta costura". Criticó también la tendencia que tienen algunos periodistas a literaturizarse, "lo que puede conducir a graves errores".

Sobre las otras lenguas del Estado español, Lázaro Carreter aseguró que "tienen derecho a convivir en paz", pero que unas y otras deben tener la misma atención escolar. "No me molesta un catalanismo si por él se supera un anglicismo", dijo.

Eduardo Haro Tecglen, que presentó la obra junto al académico Franciso Ayala y el director de Alfaguara, Juan Cruz, definió los artículos de Lázaro Carreter, al que calificó como escritor, periodista y filólogo, como una escuela de periodismo. "El dardo en el lenguaje es una ironía, una forma de herir sin herir. Nada de esto existe en el libro, que es una forma de discurrir por las palabras".

Momento crítico

Francisco Ayala describió como "crítico" el momento por el que atraviesa la lengua debido a tres factores: el cambio social, que ha alterado la estructura de la sociedad incorporando la presencia histórica a masas que eran ajenas a la historia, y que gracias a la televisión llegan a todas partes; la introducción de elementos tecnológicos sumamente poderosos que requieren su propio léxico, y la pedantería de los tecnócratas de todas clases, que introducen en la corriente del idioma formas innecesarias que nos comunican a todos y a las que luego nos someten.En ese ambiente, aclaró Ayala, el libro de Lázaro Carreter representa un sacrificio de humildad, algo así como lo que el maestro de escuela hace con los niños. "La virtud del libro es que es divertido, cuando dicen que la gramática es tan aburrida", concluyó. Juan Cruz, por su parte, calificó El dardo en la palabra como "la biblia de las palabras".

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0013, 13 de octubre de 1998.

Lo más visto en...

Top 50