Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los socialistas abominan del decreto, aunque apoyaron la ley

El partido de los socialistas catalanes, el PSC, abominó ayer del decreto del cine que desarrolla la ley del catalán, aunque en su día votó a favor de esta norma tras pactar su contenido. El presidente del Grupo Socialista en el Parlament, Joaquim Nadal, expresó su disgusto porque el Departamento de Cultura no ha negociado con su formación el contenido del decreto y advirtió que el PSC «se siente desligado» del compromiso adquirido al apoyar la ley lingüística. «Debe quedar claro que nosotros no nos sentimos ni consultados ni corresponsables por el contenido del proyecto de decreto, y por tanto no nos sentimos ligados a ningún tipo de compromiso», aseguró el dirigente socialista.El portavoz socialista en la comisión de cultura del Congreso, Salvador Clotas, aportó un nuevo elemento a la polémica al afirmar que la Generalitat está haciendo una política cinematográfica desastrosa. «No les interesa el cine, sino la lengua; nunca se han ocupado de fomentar la producción, y ahora, con este decreto, le acaban de dar otro mazazo», opinó. Clotas acusó, además, al Gobierno catalán de intentar «hacer un reglamento autoritario de una ley democrática».

El PP, que votó en contra de la ley del catalán, persistió en su oposición al decreto. El presidente del grupo popular en la Cámara catalana, Josep Curto, anunció que presentarán alguna iniciativa parlamentaria en contra del decreto, que establece, según él, «sanciones, cuotas e imposiciones». Y añadió: «Pujol no evitará que preguntemos sobre el decreto en la primera oportunidad que tengamos».

Independentistas, a favor

Los dos partidos independentistas se alinearon, en cambio, al lado del Gobierno catalán en la cuestión del decreto. El secretario general de Esquerra Republicana (ERC), Josep Lluís Carod-Rovira, recordó que la norma recoge las enmiendas presentadas por su partido y aseguró que las cuotas de catalán en el cine «son necesarias». En este contexto, el político alertó de que «ahora habrá que vigilar que haya suficientes copias en los cines del país».El diputado del Partit per la Independència (PI) Xavier Bosch señaló que «con este decreto, por primera vez, se intervendrá directamente en un sector de consumo cultural masivo, que actualmente tiene una presencia muy deficitaria del catalán».

Por su parte, el presidente del comité de gobierno de Unió Democràtica -el partido coligado con Convergència-, Josep Antoni Duran Lleida, hizo un llamamiento a que los ciudadanos no se pongan nerviosos por el decreto y se preguntó: «Si se pueden encontrar películas en inglés, ¿por qué no en catalán?».

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 17 de junio de 1998