Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Argentina tiene pleitos con cinco países por los crímenes de la dictadura

"Mi deseo es que este asesino pueda cumplir condena en Francia". La contundente respuesta del presidente Jacques Chirac a una pregunta sobre la suerte del capitán Alfredo Astiz, culpable, de la desaparición de dos monjas francesas durante la última dictadura (1976-1983), demostró que el perdón y el olvido legislados en democracia para los jefes militares juzgados por terrorismo de Estado distan mucho de ser compartidos por los países con nacionales muertos.

España, Francia, Italia, Suecia o EE UU mantienen abiertas causas por delitos perpetrados en los años posteriores al golpe contra el nefasto Gobierno de Isabelita Perón. Inesperada, la amarga reflexión de Chirac sobre Astiz en la última jornada de su gira latinoamericana ha sido destacada por los medios de comunicación de Buenos Aires, y recuerda los casos sujetos a procesos incoados en el extranjero.El capitán Astiz, pasado a retiro el pasado año para facilitar la visita de Chirac, fue condenado por los tribunales de París en 1988 a cadena perpetua por el secuestro y desaparición de las religiosas Alice Domon y Leonie Duquet. Chirac se refirió a, ello con desagrado: "El asesinato de las dos monjas es un asunto que me conmovió profundamente. Siento mucho que este asesino no haya sido castigado".

La justicia italiana redactó una lista de 89 militares vinculados a la desaparición de 75 de sus nacionales. Los generales Jorge Rafael Videla, Eduardo Massera, Ramón Agosti, entre otros, figuran en esa relación, que también comparte y amplió el juez español Baltasar Garzón, a cargo de la investigación del destino de 266 españoles. Aportaron su testimonio en Madrid el premio Nobel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel, el fiscal durante el juicio a los comandantes Julio César Strassera y la senadora Graciela Fernández Meijide, que perdió a un hijo.

Suecia también espera. El 27 de enero de 1977, la adolescente de esa nacionalidad Dagmar Ingrid Hagelin fue confundida con otra persona, y asesinada por Astiz. En EE UU, un fallo de la Corte Suprema de Justicia decidió apoyar el juicio contra el, Estado argentino promovido por José Siderman, torturado tras el golpe castrense de 1976 y despojado de sus bienes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 20 de marzo de 1997

Más información

  • Chirac desea la extradición de Astiz a Francia