Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La OMC abre la vía a una "invasión" de plátanos con marca de EEUU en Europa

Los productores de plátano de las Canarias recibieron ayer un severo golpe desde Ginebra (Suiza), a cargo de la Organización Mundial del Comercio (OMC). Este organismo declaró ilegal el régimen de licencias de importación acordado por la Unión Europea en 1992, lo que puede implicar una invasión del mercado europeo con plátanos producidos por multinacionales de EE UU en Centroamérica, con la consiguiente caída de precios.

El tribunal arbitral de la OMC falló a favor de los recursos presentados por EE UU y los países centroamericanos que le apoyan (Guatemala, Honduras, Panamá, Ecuador y México) contra la UE y los intereses de sus aliados (Colombia, Venezuela, Nicaragua, Costa Rica y los países caribeños del grupo ACP). La batalla se ha recrudecido entre EE UU y la UE, en torno al perjuicio a los países ACP (ver gráfico).El tribunal consideró que algunos aspectos del régimen comercial establecido por Europa en1992 resultan "incompatibles" con las reglas del comercio multilateral. La Comisión Europea anunció que "pedirá inmediatamente, la revisión de la decisión y, en su caso, presentará recurso formal contra el fallo, proceso que puede durar hasta septiembre.

La primera consecuencia del fallo es que "gran parte del mercado europeo del plátano podrá ser ocupado" por las norteamericanas Dole y Chiquita (la antigua United Fruits), que producen en Latinoamérica, indicó el portavoz del comisario de Comercio, Leon Brittan.

Igual señal de alarma llegó del Parlamento Europeo. El presidente de los eurodiputados socialistas españoles, Manuel Medina, consideró que el fallo puede generar "una catástrofe". Si las multinacionales norteamericanas invaden el mercado europeo, como operan con salarios de hambre y gran respaldo financiero "están en condiciones de romper precios y expulsar completamente al plátano canario en un año, con tremendas consecuencias sociales para unos cuantos miles de modestos productores", evalúa Medina. La Secretaría de Estado de Comercio española no se definió. "Estamos estudiando la decisión", indicó a este diario.

El desastre afectaría a los otros productores europeos, como la isla portuguesa de Madeira y los territorios franceses de Ultramar. Junto con Canarias, satisfacen el 21% de la demanda europea. Un 18% la cubren países africanos y caribeños (los ACP) y la parte del león, un 61%, la copan ya las multinacionales norteamericanas y otros países.

Lo que ha impugnado la OMC es el régimen de licencias para la importación de 2,5 millones de toneladas de plátanos americanos. El 66,5% de las licencias van a importadores que siempre han comercializado esa fruta (categoría A) y el 30% a quienes hayan producido o comercializado plátanos comunitarios (categoría B).

Lo que ha rechazado la OMC es la categoría B. Los productores canarios, a quienes entre otros se conceden esas licencias, mejoran sus ingresos gracias a la venta de las mismas a compañías comerciales (sobre todo británicas) y obtienen entre 15 y 20 pesetas por kilo importado. Si al peligro de la invasión del mercado se añade la pérdida de la venta de licencias, el cuadro resulta muy oscuro.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 20 de marzo de 1997

Más información

  • El cambio del sistema de licencias puede empujar los precios a la baja