Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La exportación de vacuno español baja el 80% por la crisis de las 'vacas locas'

Madrid / Amsterdam

Las exportaciones de vacuno español a Italia y Francia, principales compradores, han descendido un 80% tras conocerse la enfermedad de las vacas locas que afecta al vacuno británico.Así lo afirmó ayer Domingo Palos, secretario general de la Asociación Nacional de Ganaderos de Vacuno (ASOVAC), que aseguró que el consumo en España se ha recuperado tras los descensos de los primeros días del conflicto, dado que el ganado español está absolutamente sano. ASOVAC exportaba a Italia y Francia unas 10.000 cabezas de vacuno de carne al mes, a 150.000 pesetas la unidad, lo que supone un total de 1.500 millones.

Sin embargo Palos reconoció que existen compromisos para reanudar las ventas la próxima semana, al tiempo que anunció que la asociación, en cooperación con el ICEX (Instituto de Comercio Exterior), ha organizado para el próximo mayo una visita de compradores británicos a las principales zonas productoras de vacuno español.

La UE aprobó ayer la compra de 9.200 toneladas de vacuno por parte de los organismos de intervención comunitarios, según fuente de la Comisión. Esta medida, vigente a partir del lunes, está destinada a evitar un mayor hundimiento de los precios. De esta cantidad total, 256 toneladas corresponden a España y el resto se reparte, principalmente, entre Alemania, Francia, Irlanda y Austria.

Eliminación en Holanda

Holanda comenzó ayer a eliminar las reses importadas de Gran Bretaña. El ministro de Agricultura holandés, Jozias van Aartsen, se ha mantenido firme desde que comenzó el escándalo de las vacas locas. Semanas atrás anunció que se eliminarían todas las reses importadas del Reino Unido, y ayer comenzaron a desfilar hacia el matadero de Aalten, al este del país, donde en una operación que durará casi seis semanas serán una a una sacrificadas 64.000,cabezas de ganado.

El plan ha sido elaborado para eliminar todo riesgo de contagio accidental. Desde que las reses abandonan las granjas hasta su total destrucción, los pasos serán minuciosamente seguidos por las autoridades del país, que resarcirán con aproximadamente 60.000 pesetas por animal a sus propietarios. El matadero de Aalten se dedicará exclusivamente en las próximas semanas a sacrificar las reses británicas por los métodos habituales, a un ritmo de 2.000 cabezas diarias.

Posteriormente los cuerpos se descuartizan y se tratan químicamente para facilitar su incineración en los hornos de eliminación de residuos. Para evitar toda posibilidad de que se mezcle con otros restos de animales, la incineración tendrá lugar sólo el domingo. En total serán destruidas más de 450 toneladas de sangre y cerca de 13.000 toneladas de despojo de vaca.

Francia anunció también ayer que destruirá las existencias de bovino británico en su país.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 13 de abril de 1996